experiencias

clara y la aurora boreal

1. ¿Por qué te decidiste a hacer el SVE? ¿Y por qué Noruega?
Pues decidí hacer el SVE porque no sabia qué hacer con mi vida, terminé de estudiar y ni trabajo ni nada…. así que empecé a buscar cosas desesperadamente hasta que encontré lo del SVE y ¡se me iluminó todo! jaja. Rápidamente me puse a ello y el primer sitio en el que pensé fue Noruega… Siempre ha sido un sueño para mí poder conocer este país y si encima tenía la oportunidad de hacer un proyecto allí… Me encanta todo lo que tenga que ver con los países escandinavos… ¡y ahora que estoy aquí, más!

2. ¿En qué organización colaboras? ¿En qué consiste tu proyecto?
Mi organización se llama Overhalla Kommune, que es el nombre del municipio. Y trabajo en un club juvenil para adolescentes de este pueblo y alrededores, en el que hacemos un montón de actividades ya que si no, sería un aburrimiento de vida para ellos, con el frío, la nieve y la oscuridad… Así tienen un sitio para reunirse, ver a sus amigos, hacer un poco de vida socia… ya que si no, se encierran en las casas con los ordenadores..

Y también trabajo en una guardería con niños/as desde 3 a 5 años, en la que estoy encantadísima y alucinadísima con la forma de trabajar. Nos vamos al bosque con los/as niños/as, da igual si llueve o si nieva… corretean solos/as por la montaña con total libertad. También cocinamos juntos/as las comidas… Jamás había visto a un niño de 3 ó 4 años cortar las verduras (o al menos intentarlo), son totalmente autosuficientes y si se hacen daño, ya saben cómo no lo tienen que hacer la próxima vez. Les enseñan todo con guitarras y canciones para que sea mas llevadero… A mí me encanta.

3. ¿Qué es lo que más y menos te gusta de vivir en Noruega? ¿Y lo que más te ha sorprendido?
Lo que menos, la soledad en algunos momentos, ya que vivo en un pueblecito y para salir de fiesta, comprar ropa o cosas similares tengo que ir a la ciudad más cercana, que está a 30 minutos en autobús, pero por lo demás, me gusta todo, me gusta el clima (por el momento), la gente, el trabajo… Y quizás lo que más me haya sorprendido en Noruega es la amabilidad de la gente y el carácter. Venía con la idea de gente muy fría y poco sociable, pero para nada… La gente del pueblo se ha volcado mucho con “la española”, jaja,  y siempre tienen una sonrisa en la cara y siempre intentan ayudarte… Otra cosa de Noruega son los precios,  pero bueno, eso no me ha sorprendido, ya venía con esa idea, es todo carísimo, aunque también lo saben y hacen cosas muy particulares como poner cuchillos en los supermercados en la zona de las verduras por si no te quieres llevar un pepino entero o cualquier otro alimento y te cortes un trozo y solo pagues ese trozo, jaja. También te dan dinero por las botellas y latas para que las recicles. Respecto al reciclaje, es increíble, no hay nada que se desperdicie… Es más, me siento mal cuando fumo un cigarro y tengo que tirarlo al suelo, porque jamás verás una colilla o un chicle.
Como anécdota… Un día perdí la cajetilla entera de tabaco sin abrir en la calle y a los dos días seguía en el mismo sitio… Yo ahí ya sí que aluciné.

4. ¿Qué es lo que más echas de menos de España?
Pues supongo que lo que echa de menos todo el mundo, la familia y los amigos. Es lo que echo en falta aquí. Por muy contenta que esté aquí, siempre faltará eso.
También echo un poco de menos la comida, jajaja. Aquí se pasan el día comiendo sandwiches a todas horas… y encima cenan a las 3 de la tarde, pero bueno, todo es acostumbrarse.

5. ¿Qué estás aprendiendo de ti misma o en general?
Pues realmente estoy bastante sorprendida de mí misma, la verdad, ya en un principio no sé cómo fui capaz de tomar la decisión de ir a pasar un año a otro país, pero menos mal que me decidí… Para mí esto está siendo una experiencia increíble, me he sorprendido gratamente al ver mi capacidad para vivir en un entorno totalmente diferente, otro idioma, bueno dos idiomas, porque no todo el mundo habla inglés, y la capacidad para compartir casa con otras tres personas de países diferentes. Realmente esperaba que mi adaptación iba a ser mucho mas dura, pero, vamos, nada de nada, estoy encantadísima aquí, es una vida completamente diferente a la mía en Gijón, sí, pero me encanta Noruega.

6. ¿Qué planes tienes para la vuelta?
Pues ninguno, no quiero pensar en ningún plan a la vuelta ¡porque no quiero volver!! No sé si de por vida, pero más de un año me quedaría aquí… Es más, me estoy replanteando bien la idea de ponerme las pilas con el noruego y buscar un trabajo, jajaja pero bueno, eso sólo son ideas… De verdad que no sé qué haría ahora mismo si volviese a España dentro de una semana… Ya se me han pasado dos meses volando y me da pena sólo pensarlo…

experiencias

sve sobre ruedas

¡¡¡Hola gente!!!

Soy Eduardo, otro de los voluntarios que gracias a “En Construcción” se encuentra realizando el SVE (Servicio Voluntario Europeo). En concreto estoy en Maribor (Eslovenia). Llevo ya cerca de cinco meses y estoy muy contento. Mi organización de acogida, MKM (Mariborska Kolesarska Mreza, o lo que es lo mismo Maribor Cyclist Network) se dedica a promover el uso de la bicicleta y mejorar las infraestructuras para los ciclistas.
Mi labor aquí es muy variopinta. Se podría decir que hago un poco de todo, según vayan surgiendo las necesidades y los proyectos.

Hemos recolectado y reciclado bicicletas. Disponemos de una bike-kitchen (taller para bicicletas) en el que ayudamos a la gente a reparar por si mismos sus bicis, o simplemente ponemos a su disposición las herramientas necesarias, incluso he realizado algún estudio de viabilidad, para la mejora de las infraestructuras.

Por otro lado, estos primeros meses han sido muy movidos en la organización con traslados de oficina y habilitación de nuevos espacios, por lo que también he ayudado en lo posible en todo tipo de cosas, limpieza, labores de carpintería o más específicas como montar la red de ordenadores.

En definitiva, como decía, un poco de todo.

A veces me resulta un poco extraño decir por aquí que me estoy dedicando a promover el uso de la bicicleta como medio de transporte sostenible y sobre todo saludable. La primera impresión que se tiene al llegar es que el uso de la bicicleta está ya muy extendido, que existen carriles bici por todos los sitios y que no es necesario que nadie promueva nada. Sin embargo aun queda mucho por hacer, si bien es cierto que creo que van muy por delante de España en cuanto a lo que este tema se refiere. No tengo datos específicos y oficiales en cuanto a kilómetros de carril bici, uso de la misma y demás para poder comparar, pero espero contar con ellos en breve y volveros a escribir.

En cuanto al país, he de decir que me recuerda muy mucho a nuestra tierrina, Asturias. Es muy verde, tiene sus zonas de montaña y…..bueno, lo de la costa lo dejaremos porque tienen apenas 20km. y para mí no es lo mejor de aquí. La gente es muy amable y educada, y hablan todos al menos 3 ó 4 idiomas. Menos mal, porque el esloveno no hay quién lo entienda,  jeje. Les gusta estar en la calle y disfrutar de actividades al aire libre, al menos hasta la semana pasada. Ya veremos a partir de ahora que “Winter is already here”.

Creo que no hay nada que eche muchísimo de menos, salvo claro está la gente a la que quiero. Por lo demás, una buena fabada y unos culines de sidra o un platín de pulpu con cachelos y un poco de Ribeiro no voy a negar que siempre viene bien.

Bueno, creo que por ahora ya os he contado bastante. Espero para la próxima no tardar tanto en escribir.

Lep pozdrav!!

experiencias

ciao mario!

¡Ciao! Soy Mario, el voluntario de la asociación trabajando con Vicolocorto, en Pesaro, Italia.

Aunque acabo de llegar ya me siento como en casa, la gente de la asociación es encantadora y ya conozco gente local con la que hago alguna que otra actividad. Sin duda las cosas positivas son muchas más que las negativas.

Y esta es la alegría del mes, el encuentro Let’s Go Green, con participantes de la asociación En Construccion, de Lituania, Polonia e Italia. Simplemente fantástico. Y lo mejor es que en la despedida sólo dijimos “hasta luego”.

Estoy aprendiendo sobre todo inglés, pero ya entiendo muy bien el italiano y en poco tiempo seguro que empiezo a hablarlo. Además me muevo con jóvenes de 18 o 19 años que hacen proyectos muy grandes en comparación con lo que yo hacía allí así que eso me anima a trabajar para aprender de ellos.

¡Hasta pronto!

experiencias

desde colombia

Amandine, francesa de nacimiento, murciana por parte materna y candasina-avilesina de adopción, nos ha escrito desde Colombia para contarnos cómo le va en su proyecto de SVE. Ella es un ejemplo de lo importante que es luchar por tus sueños…

Hola,

No soy voluntaria de la organización, pero para mí Vane siempre quedará siendo mi “coordinadora de proyecto.” Busqué para irme durante varios meses a un país de América Latina, proyecto en lo cual tuve el apoyo incondicional de todas las personas de la asociación.

Pero surgió ese proyecto en Colombia, que es proyecto común a varias organizaciones de España, Italia, Francia y Holanda. Me seleccionaron, y tuve la oportunidad de irme.

El proyecto no siempre fue fácil, y es una experiencia muy enriquecedora. Empezó solo después de dos meses allá, los primeros estando dedicados a reuniones y algunas actividades puntuales. Sentí mucha frustración, sobre todo por la duración del proyecto, que de 9 meses como previsto, fue reducido a 6.

Pero después las actividades arrancaron y tuve la oportunidad de dar clase de francés a niños en un club, siendo profe. Y participar en la formación de los jóvenes en el colegio para el servicio social. Fue muy interesante, nunca había trabajado las temáticas de cultura de paz y derechos humanos, y tampoco había dado clase.

Pero surgió otro proyecto en otra región. Pregunté si me podía ir y me dejaron la oportunidad de conocer otra realidad. Aquí, soy un apoyo logístico al equipo técnico, es decir, hago lo que me dicen, cuando me lo dicen. Estoy también encargada de la sistematización de las actividades. Pronto, empezará la ultima parte que es de dar talleres de teatro en dos municipios.

Mi proyecto SVE es más un proyecto personal que “profesional”. Aquí, no entienden muy bien el concepto de SVE, y piensan que estoy haciendo práctica, y no un voluntariado. Tienes que ser flexible, y trabajar mucho más que lo previsto. No se hace mucha formación, parte del principio que es un “trabajo” y que uno sabe lo que esta haciendo. Las demás voluntarias del proyecto son todas profesionales, soy la única en no haber terminado carrera. También la diferencia de cultura se nota en el hecho que no se hace diferencia entre vida personal y vida profesional.

Toca tener paciencia, y siempre recordar la suerte que uno tiene de haber podido llegar tan lejos. Saber pasar por encima de las frustraciones y las decepciones y llevarse todos los aprendizajes posibles del proyecto… Pero no me queda, la gente es muy simpática, y los paisajes fabulosos 🙂