experiencias

taller en san cristóbal

Soy Giulia de nuevo y acabo de volver de un taller muy especial…

Hoy Yesim, Dominika, Emiliano y yo fuimos a dar un taller intercultural en el Colegio de Educación Especial San Cristóbal, de Avilés.

Teníamos una clase muy selecta: ¡sólo 6 personas!

Para mí ha sido una muy buena oportunidad de descubrir cómo funciona la educación especial en España. La manera de funcionar es muy distinta a la de Italia, donde no existen prácticamente colegios especiales. El alumnado con dificultades va al colegio con los/as demás niños/as y pueden contar con el apoyo de un/a profesor/a que les facilite la forma de los contenidos. A veces tiene clases particulares, a veces hacen actividades juntos con toda la clase, dependiendo de
la edad que tengan y del número de alumnos/as que estén en la misma clase.

El taller me ha gustado mucho porque, por primera vez, pude aprender
los nombres de todas las personas en el grupo después de un juego para aprenderlos.

Como el tema era la interculturalidad, pensamos en un juego para descubrir cómo “hablan” y cómo se llaman los animales en los distintos países (Turquía, España, Polonia e Italia). De paso descubrí yo también que perro en polaco se llama “pies”, que la gallina en turco dice “gudgudgudaq” ¡y muchas otras cosas!

Emiliano y yo llevamos una canción italiana para aprender algunas partes del cuerpo, y así tuvimos la oportunidad de cantar y bailar todos juntos y de paso descubrir que “dar palmas” en italiano se dice “battere le mani”, “mandare un bacio” significa “enviar un beso”, y “fai un saluto” quiere decir “saluda a alguien con la mano”.

Después Yesim nos enseñó a bailar la danza del vientre… ¡Se baila muy rápido y me gusta su ritmo! Como bailar no se me da muy bien, y como el rol de los hombres resulta ser mucho más fácil que el de las mujeres, Vane y yo decidimos bailar en el rol de hombre.

El taller estuvo muy bien y al final, antes de despedirnos, Juan Carlos nos ha mostrado su talento en el baile ¡haciendo breakdance!

También aprendimos algunas palabras en todos los idiomas: por ejemplo, ahora sé que “mama” (“mamma”) en italiano se dice parecido a en polaco, y en turco se dice “Anne”. Ahora sabemos también decir “gracias” en los tres idiomas: “grazie” para el italiano, “Tesekkürler” en turco y “dziekuje” en polaco. Por último, tuvimos la ocasión de aprender cómo se dice “te quiero”, que en italiano suena “ti voglio bene”, en turco, “Seni seviyorum” y en polaco, “Kocham cie”. Nunca se sabe…

Yo vivo con Yesim desde 5 meses, pero todavía se me olvidan muchas palabras en turco que estoy intentando aprender; es un idioma muy distinto porque tiene una pronunciación que para mí es difícil y también la estructura de las frases es muy distinta del italiano y del español.

Al estar todos juntos intentando acordarnos de las palabras ha sido mucho más divertido y fácil, y espero tener otras ocasiones para participar en un taller como este.

Además, creo que les gustó a los chicos del cole, porque se rieron mucho y nos acompañaron hasta la puerta del colegio. Para mí fue una sensación gratificante porque tuve la sensación de que estaba haciendo algo útil y divertido al mismo tiempo.

experiencias

inclusive rights for social gender

Aldara vuelve hoy a nuestro blog para contarnos todos los detalles sobre su participación en el seminario “Inclusive rights for social gender”. Esperamos que pronto comparta lo que ha aprendido con nuestro grupo de chicas, “Una habitación propia”, que se reúne una vez al mes en El Patio del Servicio de Juventud de Avilés para tratar cuestiones de género y organizar actividades relacionadas. Si estás interesada en participar, también puedes unirte.

A finales de febrero estuve en Serbia en el seminario “Inclusive rights for social gender”, cofinanciado por el programa Juventud en Acción.

Veinticinco participantes de Albania, Bulgaria, Croacia, Macedonia, Rumanía, Alemania, Italia, Serbia y Turquía nos reunimos en Vrnjacka Banja durante una semana para trabajar sobre género y espíritu emprendedor.

 Pudimos compartir la situación actual de la mujer en diferentes aspectos en cada uno de los países (mujer en los medios de comunicación, acceso a puestos directivos, diferencia de salarios, maternidad…). Dedicamos tiempo a compartir y reflexionar sobre el lenguaje, esterotipos, expectativas y roles producidos, reproducidos y dirigidos hacia el hombre y la mujer. Todo desde una perspectiva internacional y a través de métodos de educación no formal: role-plays, debates, simulaciones, etc.

Dedicamos dos días a crear y planear proyectos emprendedores relacionados con género. Yo participé en un grupo en el que decidimos planear la creación de un festival de Artes en la localidad con la intención de relacionar el arte y su potencial comunicativo con temas de género. Planeamos un festival de siete días en el que a través de música, teatro, actuaciones, cine-forums, exposiciones fotográficas… se trabajarán temas relacionados con género como identidades y sexualidades, igualdad, violencia de género, empoderamiento, porno alternativo, etc.

 Por las noches pudimos disfrutar de dos fiestas interculturales en las que tratamos de responder al test sobre Italia, bebimos Rakia y Palinka (típicas de los Balcanes), bailamos rumba catalana, comimos aceitunas rellenas albanesas, chocolate croata, salami búlgaro, cozonac rumano….

 Hacia la mitad del seminario tuvimos una tarde libre y recorrimos la ciudad de Vrnjacka Banja (con muchos atractivos turísticos: jardín japonés, el puente del amor, castillos, monasterio, etc.)

 La última noche cenamos en un кафана “kafana” comida tradicional serbia para despedir esta semana.

 Nuestras expectativas al empezar el seminario eran:

– Compartir experiencias

– Comparar las situaciones de género

– Desarrollar y practicar nuevos conocimientos

– Explorar nuevos ambientes

– Conocer gente de diferentes países y culturas

– Pasarlo bien

¡Y las cumplimos todas!

experiencias

toni

282942_481778911933086_1158854364_n

Hola, me llamo Toni, soy de Avilés y acabo de terminar mi Servicio Voluntario Europeo en Grecia, colaborando en una organización de Tesalónica (en el norte del país) que ayuda a personas con discapacidad y se llama ICR Institute for Community Rehabilitation (en griego, IEA Ινστιτούτο ΚοινωνιακήςΑποκατάστασης).

Para mí no era la primera vez en la que tenía que comunicarme en otros idiomas, así que no me he sentido incómodo con ello. El proyecto me dio la oportunidad de utilizar y mejorar mi inglés hablando e intercambiando correos con gente de otros países, así como hablando por teléfono. También comencé a aprender griego y paso a paso me he ido sintiendo más cómodo expresándome en otros idiomas.

En cuanto a mi experiencia personal, ha sido realmente buena. He aprendido un montón de cosas relacionadas con el trabajo administrativo, he organizado encuentros con gente que quería ser voluntaria en la organización y también he hecho mi contribución personal utilizando mis habilidades técnicas (fontanería, electricidad, carpintería) para mejorar las oficina.

Finalmente, he disfrutado mi tiempo en la organización, aunque no todo ha sido siempre como esperaba, estoy orgulloso de mi trabajo y espero que la organización piense lo mismo.

 Saludos y gracias por leerme,

Toni

experiencias

taller de braille

¡Hola!

¿Os acordais de mí? Soy Giulia, una voluntaria italiana de Europa Aquí.
Quiero compartir con vosotros otra experiencia de mi SVE. El mes pasado decidí involucrarme en organizar un taller de Braille, para que la gente pueda aprender cómo se escribe utilizando este alfabeto.

El Braille es un alfabeto que utilizan las personas  que tienen discapacidad visual; está basado en formar letras utilizando combinaciones de puntos; cada letra puede tener, entonces, uno, dos, tres, cuatro, cinco o seis puntos. Según el número de puntos y su posición en el rectángulo (espacio que ocupa cada letra), se van delineando las letras.

Como yo misma tengo una discapacidad visual, y utilizo este sistema de escritura desde hace muchos años, quería explicárselo a los demás y aprovechar de esta ocasión para presentar un poco el mundo de la discapacidad visual, hablando de las cosas que una persona con este tipo de discapacidad puede hacer y de las que le pueden causar algunas dificultades.

El taller tuvo mucho éxito y participaron más o menos veinte personas; empecé con una descripción básica sobre el Braille, y después expliqué cómo se escribía en el pasado y cómo se escribe ahora, enseñando las diferentes herramientas que existen para eso.

Para aprender a leer (aunque fuese sólo con la vista y no usando todavía el tacto para reconocer a las letras) organicé un juego en equipos, en el que había puesto diferentes etapas, para acostumbrarse a usar el tacto y el olfato para obtener información sobre el ambiente a nuestro alrededor.

La prueba final consistía en leer una frase y adivinar su significado. Me pareció una buena ocasión para explicar también, aunque fuese de forma básica, cómo una persona que no ve se mueve en su vida diaria; por ejemplo, yo puedo estar aquí y apañarme sola, porque antes he tenido una preparación.

Cuando se presentó la oportunidad de hacer mi Servicio Voluntario Europeo, y se supo que el proyecto había sido aprobado, viaje durante dos días a Avilés junto con una acompañante personal para poder ver directamente lo que ahora es mi alojamiento y adaptarlo un poco a mis exigencias. Por ejemplo, pusimos Braille en la lavadora, así que ahora puedo ponerla por mi cuenta.

Otra herramienta muy útil para mí fue un mapa de Avilés, que se realizó en relieve la primera semana de mi estancia aquí. Con este mapa puedo tener una idea general de cómo es Avilés, y de dónde están las cosas más importantes (por ejemplo dónde está el Centro Niemeyer, el parque de Ferrera, el Centro de Servicios Universitarios) y de cómo llegar allí desde mi alojamiento.

Por supuesto, moverme sola no es fácil, sobre todo porque ahora en Avilés hay muchas obras, y en esta circunstancia resulta más complejo. Pero ya puedo ir sola hasta el supermercado y hacer compras, puedo ubicarme cuando salimos y, aunque salga casi siempre con otras personas, puedo ubicarme en dónde estoy.

Creo que al ser voluntaria y vivir en el extranjero, una persona con discapacidad tiene una oportunidad muy importante de crecimiento personal y profesional, adquiriendo nuevas herramientas que le van a ser muy útiles a lo largo de su vida.

En mi proyecto personal estoy ahora apoyando con los talleres de idiomas; gracias a este trabajo tengo una posibilidad de experimentar directamente lo que significa gestionar un grupo y puedo enfrentarme a mis dificultades para desarrollar esta tarea; también puedo a la vez probar diferentes soluciones para llevar a cabo de manera independiente mi tarea de facilitadora de grupo.

Esto es muy importante porque para una persona que no ve, saber sus dificultades y sus potencialidades resulta indispensable a la hora de presentarse a entrevistas de trabajo y de elegir un trabajo en función de dónde verdaderamente pueda ser útil.

Vivir en el extranjero significa para todo el mundo tener que adaptarse a comunicarse con gente nueva. Aquí me llevo muy bien con los/as jóvenes que pasan por la oficina, y me gusta explicarles la manera más fácil de comunicarse conmigo y de facilitarme el conocimiento del ambiente alrededor de mí.

Para una persona con discapacidad esto es un punto muy importante porque creo que, para relacionarnos de manera constructiva, tenemos que ayudar a las demás personas a comprender nuestras necesidades.

Y finalmente, pero no menos importante, vivir en el extranjero puede ser, cómo lo es en mi caso, una manera de ir más allá y de intentar hacer cosas que no se han hecho antes o que se creían difíciles o imposibles.

Antes de llegar aquí tenía muchos miedos; parte eran miedos que todo el mundo tiene antes de marcharse al extranjero durante una temporada muy larga; otros eran miedos más conectados con mi discapacidad (por ejemplo, no sabía muy bien cómo conseguiría moverme en Avilés, si encontraría dificultades en desarrollar mi proyecto o en buscar el material que me hace falta para mi tareas).

Creo que el SVE es una oportunidad porque te permite ir más allá pero con una estructura a tu alrededor (tengo una tutora que me puede apoyar si hace falta, siendo voluntaria puedo intentar hacer cosas que nunca hice y enfrentarme con nuevas tareas), pero al mismo tiempo puedo desarrollar competencias más generales que van a ser útiles en mi desarrollo personal y profesional.

Por ejemplo, como ahora puedo manejarme bien en el extranjero, tengo más confianza en mí misma y puedo saber con precisión lo que me hace falta para vivir autónomamente y estoy también aprovechando para probar cuántas más cosas mejor, porque creo que el mundo del trabajo es muy flexible y tener experiencias en distintas situaciones y con distintas herramientas va a ser una ventaja muy importante.

experiencias

circo en movimiento

Hoy tenemos como protagonista en nuestro blog a Benito, que además de regalarnos estas preciosas fotos sobre su proyecto de SVE en Circus in Beweging, nos cuenta cómo es su vida en Bélgica.

1. ¿Por qué te decidiste a hacer el SVE? 

Había terminado mis estudios y estaba en un punto muerto, nada me ataba por lo de decidí dar el paso y vivir esta experiencia fuera de España. 

Escogí Bélgica porque encontré un proyecto que me permitía vivir una experiencia personal y también laboral, ganando en experiencia, cosa que en España era un requisito en la mayoría de puestos de trabajo. Además, Bélgica es un país en el que sale muy económico estudiar y me estoy planteando empezar un máster cuando acabe mi SVE.

 2. ¿En qué organización estás realizando tu proyecto? ¿Cuáles son las actividades en las que colaboras?

Mi organización es un circo (Cirkus in Beweging) en Leuven. Mi trabajo consiste en fotografiar las actuaciones y perfomances que realizan los artistas, trabajos de diseño gráfico (entradas, logos, flyers, etc.) y vídeo.

 3. ¿Qué es lo que más y menos te gusta de vivir allí? ¿Y lo que más te ha sorprendido? ¿Tenías algún estereotipo sobre el país antes de ir?

Lo que más me está gustando de esta experiencia es que el trabajo que realizo es para lo que estudié.

Bélgica es un país que ya conocía pero no me deja de sorprender, la vida cultural, la arquitectura, y por supuesto, la oportunidad de colaborar en un circo. El clima no es muy cómodo, aunque últimamente va mejorando y en cuanto a estereotipos, vine sin ellos, por lo que de momento ninguno se mantiene o se cae.

 4. ¿Qué es lo que más echas de menos de aquí?

Echo de menos la sensación de estar en España, aquí la gente es diferente, ni mejor ni peor, pero al haber crecido en un ambiente mas “despreocupado” se extraña, ya sea hablar con una persona dando voces, ir a la frutería y que te digan “qué te pongo, vida”, la tapa con la caña, etc.

5. ¿Qué planes tienes para cuando termines? ¿Te planteas quedarte a vivir allí? 

Mi idea es estudiar un máster en Fotografía en Bruselas o buscar algún tipo de trabajo relacionado con lo mío. Si me puedo quedar en Bélgica lo haré, ahora mismo España no está en mis planes.

6. ¿Algún descubrimiento cultural (música/cine/cualquier manifestación artística o costumbres, etc.) que hayas hecho allí y quieras compartir desde este blog?

 Grupos musicales belgas :

– Girls in Hawaii  (http://www.youtube.com/watch?v=FCuCXoZgNe4)

– Amatorski (http://www.youtube.com/watch?v=kGmKzdxAUkU)

 Cine belga: 

– Le huitième jour  (http://www.filmaffinity.com/es/film107482.html)

– Le chantier des gosses (http://www.imdb.com/title/tt0420544/)

¡Que lo disfrutéis!