experiencias

marny

1506739_10203324987546309_1001234089_n

Hoy nos ha escrito Marny desde su proyecto de SVE en el Reino Unido y, además de mandarnos una foto de su formación a la llegada en Nottingham, nos responde a algunas preguntas para que conozcamos mejor su proyecto. 

1. ¿Por qué te decidiste a participar en un proyecto de Servicio Voluntario Europeo?

Siempre he estado enganchada a este tipo de programas para jóvenes, además de que me encanta viajar, conocer gente diferente y nuevas culturas. A parte de ello, este tiempo en una entidad social supone experiencia para mí, para lo que quiero dedicarme en un futuro y, cómo no, el idioma, que saber inglés nunca está de más. Aunque este proyecto me vino de sorpresa, estar en Inglaterra supone muchas oportunidades para mi futuro, tanto laborales como personales, ya que es un país con una gran variedad de culturas, gente diferente viviendo junta, con una gran oferta de trabajo y, por supuesto, de habla inglesa.

2. ¿En qué organización estás realizando tu proyecto? ¿Cuáles son las actividades en las que colaboras?

Mi asociación se llama Depaul UK, y trabaja con jóvenes sin hogar entre los 16 y los 25 años. Es una asociación muy grande que trabaja en todo Reino Unido además de en otros países, proporcionándoles un hogar provisional hasta que sean capaces de poder manejarse independientemente. Además del alojamiento, Depaul UK acompaña a estos jóvenes en su pleno desarrollo como personas, enseñándoles las habilidades necesarias para la vida. Y ahí es donde entro yo, trabajo en uno de los hostales donde acogemos a estos jóvenes preparando talleres de cocina, enseñándoles cómo mantener su futura casa limpia y ordenada, cómo administrar su dinero adecuadamente… Además de ese proyecto, colaboro dos días a la semana en un proyecto llamado Nightstop, el cual trabaja en casos de emergencia, buscando alojamiento temporal de una noche en casas de familias voluntarias. Mi trabajo aquí es contestar al teléfono e intentar que los jóvenes sin hogar tenga por esa noche un lugar donde dormir y tomar una cena caliente.

3. ¿Qué es lo que más y menos te gusta de vivir allí? ¿Y lo que más te ha sorprendido? 

Lo que más me gusta de vivir aquí es la variedad de personas que te encuentras por la calle, el respeto que hay a otras culturas y a lo diferente. Viniendo de un pueblo pequeño, en el que siempre ves lo mismo, esto es algo que me encanta y sobre todo, ver cómo a través del inglés soy capaz de comunicarme con todo el mundo, algo que hace un par de años era casi imposible.

Lo que menos me gusta es lo sola que me siento muchas veces, el estar lejos de la familia y ver que hay veces en que las cosas no son como uno sueña al principio, pero de todo se aprende y está siendo una experiencia muy enriquecedora que me está enseñando mucho de la vida y también de mí misma. Quizás sea esto lo que más me sorprenda, por eso, aunque he pensado algunas veces en abandonar, siempre pienso que será mejor al día siguiente, y al final lo es.

4. ¿Qué es lo que más echas de menos de aquí?

En primer lugar, lo que más echo de menos es la familia, todos los días me acuerdo, y me da mucha pena no poder compartir con ellos todo lo que hacen o lo que me pasa a mí aquí. Y, en segundo lugar, la comida, nunca pensé que diría esto, ya que soy una persona que come de todo y nunca había tenido grandes problemas en este tema, pero en este país, la comida no sabe a nada, ni aunque cocines en tu casa comida española. Está claro que donde está una buena tortilla de patata de mi madre, que se quite lo demás.

5. ¿Qué planes tienes para cuando termines? ¿Te planteas quedarte a vivir allí? ¿Por qué/por qué no?

De momento me estoy planteando quedarme, como dijo mi madre, se me acabo el cuento de viajar y ya va siendo hora de ponerme a trabajar (aunque sea sólo por un año). Este es un país que ofrece muchas oportunidades de trabajo para jóvenes, por lo que me gustaría intentar trabajar como educadora cuando termine. Pero todavía está por ver, me quedan 6 meses de proyecto y en este tiempo pueden pasar muchas cosas.

6. ¿Algún descubrimiento cultural (música/cine/cualquier manifestación artística o costumbres, etc.) que hayas hecho allí y quieras compartir desde este blog? 

Me llama mucho la atención y además me encanta, la cantidad de tiendas de segunda mano y actividades que los ingleses hacen para recaudar dinero. También, que la mayoría de ellos han hecho o están haciendo voluntariado en su vida, es algo de lo más normal. En mi proyecto veo cómo siempre invitan a los jóvenes a buscar un sitio donde hacer voluntariado, no sólo para ayudar a los demás, sino también para tener algo de experiencia profesional, y hay muchas empresas dispuestas a ello. Me gusta este tipo de iniciativas, en España es algo muy conocido, pero que no todo el mundo está dispuesto a hacer, o al menos esa es la perspectiva que yo tengo.

experiencias

entrevista a pablo (sve en eslovaquia)

1. ¿Por qué te decidiste a hacer el SVE? ¿Y por qué en ese país y/o con ese tema?

Quería hacer algo diferente en mi vida, salir de mi ciudad y aprender en un ámbito diferente al que estaba acostumbrado. Escuché muy buenas opiniones acerca del SVE por parte de ex voluntarios, por lo que me puse a buscar información en internet y la idea me convenció desde el primer momento.

El país no fue una elección, simplemente me gustó el proyecto que realizaban en esta organización, relacionado con el mundo cultural y, a pesar de que Eslovaquia no estaba entre mis prioridades, decidí aceptarlo.

2. ¿En qué organización estás realizando tu proyecto? ¿Cuáles son las actividades en las que colaboras?

– Mi organización es Záhrada – Centrum nezávislej kultúry (http://www.zahradacnk.sk). Záhrada es un pequeño centro cultural ubicado en el centro de Banská Bystryca. En él se llevan a cabo obras de teatro, danza, conciertos, charlas y workshops.

Realizo diversas actividades: apoyo técnico en la preparación de eventos, organización de eventos deportivos y juegos, colaboración en la renovación de la web y redes sociales y enseñanza del idioma español. Ésta es la actividad que más me gusta, y en la que intento emplear el mayor tiempo posible, ya que además de enseñar español me permite conocer a la gente local, practicar inglés y aprender alguna palabra en eslovaco.

3. ¿Qué es lo que más y menos te gusta de vivir allí? ¿Y lo que más te ha sorprendido? 

– Me gusta la gente que he conocido aquí, la forma que tienen de recibir a la gente de fuera y de tratar de integrarlos. Esto es lo que más me ha sorprendido, ya que tenía la idea de que iba a ser más difícil conectar con la gente eslovaca.

Me gusta la situación geográfica del país, que me permite visitar fácilmente muchos países de Centroeuropa. Y me gusta lo barata y buena que es la cerveza local, ¡el paraíso!

Lo que menos me gusta es que la ciudad no es muy grande (80.000 habitantes) por lo que muchas veces los días son monótonos y la ciudad no ofrece nada diferente para el tiempo de ocio.

4. ¿Qué es lo que más echas de menos de aquí?

– Además de amigos, familia etc. Echo de menos la playa, conducir, los cachopos, jugar al fútbol, las persianas y tomar el vermut leyendo el periódico (en eslovaco no me acabo de enterar del todo).

5. ¿Qué planes tienes para cuando termines? ¿Te planteas quedarte a vivir allí? ¿Por qué/por qué no?

– De momento no tengo pensado nada para cuando termine, ya que hasta marzo del año que viene queda mucho tiempo. Pero veo difícil quedarme a vivir aquí, ya que la situación del país no es mucho mejor que España. Hay poco trabajo y está muy mal pagado, por lo que probablemente cuando acabe el proyecto trataré de encontrar algo en otro país.

6. ¿Algún descubrimiento cultural (música/cine/cualquier manifestación artística o costumbres, etc.) que hayas hecho allí y quieras compartir desde este blog? 

Os recomiendo que visitéis la web de Záhrada para conocer parte de la cultura eslovaca, tanto en teatro, danza, música… Muchos de los artistas que nos han visitado son referentes de la cultura del país. Como aporte personal, os dejo con una de las canciones en eslovaco que más me gusta:

 

 

experiencias

domi

Hola, soy Domi.

Ya se me acaba el tiempo de mis prácticas aquí, en Avilés. ¿Y qué hice esta vez aquí? Pues de todo.

Este año estuve dando clases de inglés dentro del proyecto Youth Guarantee y Transit para la gente entre 18 y 23 años que ha dejado el sistema escolar.

¿Y qué más?

Estuve ayudando en El Patio con todo lo que pude.

Fui de monitora a Salamanca con los chavales del Conecta Joven que al encuentro nacional de este proyecto.

Ayudé a Yesim, la voluntaria turca, con los talleres de medio ambiente para niños pequeños.

Participé en las sesiones informativas sobre Servicio Voluntario Europeo en El Patio y también en los institutos de Avilés y comarca.

Participé en la organización del concierto Sound of the Ground 2 donde tocaron grupos jóvenes de Avilés.

Organicé el taller de cultura y lengua polaca “O co chodzi?” que duró dos meses. ¡Pasé tantas risas cuando os enseñaba la pronunciación polaca! Ya lo sé, no debería reírme pero…

Y seguro que se me olvidó algo de lo que hice.

Pero ahora a lo importante:

Durante estos seis meses hice de todo: me reí, salí de fiesta, viajé, por primera vez hice submarinismo, por primera vez hice una hoguera en la playa, por primera vez me bañé en el mar por la noche.

Y sentí muchas cosas: alegría, libertad; lloré de felicidad, lloré de morriña, lloré de pena, de sentir que todo es injusto, de ser débil, de sentirme decepcionada; me sentí sola, me sentí integrada, me sentí incómoda, animada, débil, enfadada, impaciente…

Fue una mezcla. Fue todo muy intenso.

¿Y ahora?

Me siento más fuerte. Me siento más independiente. Aprendí que me gusta estar sola conmigo misma. Antes no sabía pasar tiempo sola. No lo disfrutaba. Ahora sí.

Me siento más tranquila dentro. Aprendí que todo lo que pasa, pasa por algo, y que de todo se aprende. Y de todo hay que sacar una cosa positiva para ti misma. Porque te haces más fuerte después.

Descubrí qué tipo de música me hace sentir mejor.

Descubrí que me gusta viajar sola.

Descubrí que viajar es una cura para todo (en mi caso). Que me tranquiliza. Que me emociona. Que me ayuda a alejarme de las cosas que me hacen daño.

Y eso no hubiera sido posible si no hubiera hecho primero mi voluntariado aquí el año pasado. Y después quise volver. Y la gente en Polonia preguntándome: ¿Por qué quieres a volver al mismo sitio? ¿Y no mejor ir a otra ciudad, para conocer más? No. Porque aquí está la gente que necesito y a que le debo todo lo que aprendí y donde estoy ahora. Y me preguntaban: ¿Y si llueve tanto? ¿No prefieres ir al sur donde siempre hace sol? No. Porque Asturias es precioso. Porque es verde y es vivo. Y sí que lo puedo comparar con otros sitios de España. Viví en Andalucía 10 meses, fui a Madrid, Barcelona, estuve en Castilla y León, la Comunidad Valenciana, Aragón, Navarra, Canarias, Galicia.
Pero yo quiero
Asturias.

Ahora me voy a casa porque se acaba mi proyecto. Y porque lo necesito. A ver mi familia y a mis amigos de siempre.

Pero ¿sabéis qué? Ya lo sé que el segundo mes ya empezaré a mirar vuelos a España. Porque es imposible NO VOLVER a Asturias.

experiencias

difundiendo

Nuestro querido Emi, ya ha empezado con otra parte muy importante de los proyectos de Servicio Voluntario Europeo, que es difundir el programa Juventud en Acción para que otros/as jóvenes puedan conocerlo y utilizarlo.

Su estreno como “conferenciante” ha sido el pasado 10 de Julio en Pordenone, en la sede de su organización de envío, Anffas Onlus. Se nos hace raro escucharle hablar en italiano después de tantos talleres sobre Servicio Voluntario Europeo en Asturias en los que le hemos oído hablar en español casi perfecto…

 

 

experiencias

inclusión, ¡es posible!

¡Hola a todos y a todas!

Soy Giulia, esta vez os escribo desde mi casa en Italia; mi SVE se acabó ya, pero todavía no tuve tiempo de darme cuenta. No os agobio demasiado con mi nostalgia de Avilés y de todo el mundo, quiero solo que sepáis que os
echo de menos ya y que la experiencia me cambió un montón, todavía
estoy reflexionando sobre eso…

El asunto de mi artículo de hoy es un supercurso organizado por la Agencia Nacional del Programa Juventud en Acción en el que participé antes de irme. Se llamaba “Inclusión, ¡es posible!, ¿por qué no?”. Desde Avilés acudimos unas cuantas personas: antes se marcharon Karre y Dani, y
luego nos unimos Vane, Jairo, Emi y yo.

De paso, tuvimos la oportunidad de pasar por Granada y por Málaga a la vuelta, esperando por nuestro vuelo.

Lo que más me gustó fue:

– Por supuesto, la comida del centro, siempre demasiado y muy rica, así que pude engordar y mi madre no se preocupó a mi vuelta de que no comía bastante!;
– un grupo muy majo de Salamanca, “Casa Escuela Santiago Uno”, chicos que trabajan con circo y que me hicieron probar una emoción muy fuerte, girando en una rueda que tiene un nombre muy raro;
– una superfiesta con baile y breakdance;
– canciones por la noche; en el grupo había una chica que toca la guitarra, Elisa Amador, y por supuesto, cuando me sale la nostalgia de esta semana, la puedo escuchar de mi ordenador;
– el acento andaluz, que recién llegada tenía dificultad en entender; todo el mundo nos reconocía como asturianos y asturianas (yo también
me consideré avilesina de adopción), porque antes de ir a la cama
decíamos: “Vamos a la camina”;
– una experiencia de educación para niños en riesgo de exclusión,
experiencia al aire libre, “La Ciudad de los Niños”, en Granada;
– lo último, pero lo más importante, todo lo que aprendí de las experiencias
de inclusión de los demás; intercambios, experiencias de zonas
transfronterizas, charlas sobre diversidad de género, un corto que habla sobre la comunidad gitana en Almería, “Gitanos con palabra”, etc.

Resumiendo, inclusión es mucho, y según yo la entiendo, es hacer que todo el mundo se pueda sentir acogido en un grupo, se pueda expresar de la
manera más adecuada para él/ella, que haya actividades distintas de
manera que cada uno y cada una encuentre su lugar y su actividad más
natural. También es hacer las cosas pero de otra manera y con otra
perspectiva.

Un ejemplo de esto lo tuve a mi vuelta: Por fin pude tener la emoción
de sujetar una cámara fotográfica y hacer mi álbum de Málaga, con la
ayuda preciosa de Vane y de los demás que me daban informaciones sobre
mi entorno.

Un fuerte abrazo y gracias a Vane y a los que me dejaron esta superoportunidad, os escribiré cuanto antes con más informaciones sobre mis últimos días en Avilés y mi vida en Italia.

¡Avilés y avilesinos/as, os quiero mucho!

Hasta pronto,

Giulia

experiencias

institutos en el bosque-comestible

 Ahora que Giulia, Yesim y Emiliano han terminado sus proyectos de Servicio Voluntario Europeo y les echamos tanto de menos en la oficina, se agradece recibir artículos para el blog sobre las actividades que desarrollaron en Avilés, aunque también nos dé morriña… 

Hoy le toca el turno a Yesim, que además nos envía unas fotos muy chulas de sus talleres en el bosque-comestible. Seni seviyorum, Yesim!

Durante estos meses,  tuvimos la oportunidad de conocer el bosque-comestible con las chicas y los chicos del IES N˚5 y del IES Menéndez Pidal. Hemos aprendido mucho de los árboles , las verduras , las flores , las aromáticas , los refugios para insectos , el compostaje y mucho más . Yo les he dado las informaciones y también he aprendido de ellos.

Hemos probado las frutas de avellano y aprendimos que tenemos que esperar un poco más para comer pero comimos todas las fresas, que estaban muy ricas. Luego hemos probado una flor se llama capuchina y descubrimos que tiene un sabor picante. Cuando estábamos conociendo las verduras que están en la huerta hemos probado una acelga y sonreímos unos a otros con nuestros dientes rojos.

Algunos de los chicos tenían miedo de acercarse a la casa de insectos pero cuando han aprendido que es para los bichos buenos que protegen nuestra jardín y polinizan los árboles y las flores, se relajaron. También hemos aprendido que el compostaje no es una caca ni es una basura normal. El compostaje es un proceso de transformación de la materia orgánica para obtener compost, un abono natural. Ahora sabemos todos lo que podemos tirar a abono y lo que no podemos.

Hicimos una dinámica con preguntas para conocer las aromáticas y ahora casi todo el mundo sabe sus nombres y por lo que podemos utilizarlos. Sólo no podían decidir cuál de ellas es menta y cuál es melisa, pero bueno, si supiérais todo lo que voy a deciros ,me dejaríais muy poco trabajo por hacer…

Al final, claro, ¡también plantamos! Hemos plantado flores, tomates, lechugas , fresas y romero . Mientras plantábamos, oír de ellos que “molaaaa, esta es la primera vez que estoy plantando”, me hizo muy feliz y también cuando les dije que los tomates son para ellos, me dijeron que “lo tomo con mi corazón, muchas gracias” y ¡me alegré tanto de oír esto!

Creo que hemos disfrutado mucho, sobre todo cuando hablábamos de kebap (es que el kebap aquí no es el real , tenéis que ir a Turquía para comerlo y ¡los dueños no son turcos!) y cuando me ensañaron cómo decir “hace mucho frío” en asturiano, que es “fai un cutu q’escarabaya’l pelleyu’’porque como yo soy mediterránea es una frase que utilizo un montón, jeje . Y por supuesto, hemos terminado las actividades con selfies.  Muchas gracias por todo a las chicas y los chicos del instituto y las maestras y los maestros .

Me encantaría repetir eso de que el bosque-comestible es para todo el mundo. Podéis ir cuando queráis y plantar, claro que comer, relajarse, disfrutar y cuidarlo. Además, si queréis colaborar con él, el primer sábado de cada mes quedamos en el bosque-comestible entre las 11:00 a 13:00.

¡¡¡¡Hasta luegoooooo!!!

Yesim