experiencias

emma

Freiwilligen Familie!_resized

Ahora mismo tenemos a seis jóvenes de Avilés haciendo el Servicio Voluntario Europeo por distintas partes de Europa: Miguel, Jeni y Sara en Polonia, Agus en Francia, Aida en Italia y Emma, en Alemania. Hoy es el turno de esta última para contarnos su experiencia:

¡Cómo pasa el tiempo! Ya hace casi cuatro meses que estoy en Bad Freienwalde, Alemania. Las semanas pasan rápido pero las aprovechamos bien, muchos buenos momentos, viajes y nuevas experiencias. En la organización estoy con cuatro voluntarios más y es genial poder contar siempre con ellos, son el mejor apoyo estando aquí.

En el día a día desarrollamos distintas actividades, pero me gustaría contar un proyecto que me pareció especialmente interesante. Durante un mes trabajamos con un grupo de refugiados de Siria para ayudarles a redactar un curriculum y orientarles sobre formación y búsqueda de empleo. Fue un proceso de colaboración conjunta para llegar a entendernos: unos hablaban algo en inglés, otros habían aprendido ya algo de alemán… Fue bonito ver cómo fue evolucionando la relación a lo largo de los días. Al principio estaban desconfiados y tímidos pero poco a poco se fueron encontrando a gusto con nosotras y acabamos haciendo amistad con algunos de ellos, con los que una vez terminado el proyecto hemos seguido quedando.

Me sorprendió descubrir cómo gestionan aquí en Alemania el tema de los refugiados. Hay muchos, sólo en el albergue del pueblo de al lado son unos 300. Pero para todos ellos se facilitan cursos de integración, que es básicamente un curso de alemán, y en ocasiones otros cursos como el que hicieron con nosotros. Además les ayudan a buscar un piso para cada uno o para cada familia. Un alojamiento del que luego les pagan el alquiler y las facturas. Da gusto ver lo felices que están cuando al fin sienten que vuelven a tener un hogar, después de tan largo viaje y tanto sufrimiento. Como en todo, hay cosas mejorables en el trato que se les da y ya hay gente luchando por estos cambios, pero me parece un buen plan de partida.

Cena con Rafek

(En la foto estamos con Rafek, que nos invitó a cenar un delicioso plato sirio en su recién estrenado apartamento.)