¡¡Porque la publicidad es una LOCURA!!

¡¡Porque la publicidad es una LOCURA!!

Hoy escribo este artículo para hablar de algo que me toca: la publicidad. Déjame explicarte, para mí la publicidad tal como la conocemos en estos días es una locura.

No creo que a nadie le gusten todos estos anuncios. ¿A quién le gusta que la película que ve en la televisión sea cortada una o dos veces por comerciales? ¿Quién aprecia que haya anuncios antes de ver un video de Youtube? Y también dudo que el momento de los comerciales entre canciones en la radio sea tu mejor momento. Por no hablar de la contaminación visual (carteles, letreros que estropean el paisaje, anuncios en periódicos/revistas, etc.) En resumen, todavía podría usar muchos ejemplos para mostrar que el ser humano promedio no es fanático de los anuncios.

Y lo peor: ¡Somos nosotros los que les pagamos! Pagamos para ver y escuchar cosas que no queremos. Entonces se ve que hay algo así como una trampa, un “pequeño” problema. Hemos logrado crear una sociedad en la que todos aceptan el hecho de que estamos pagando por las cosas que nos molestan.

De hecho, en el precio al que compramos nuestros bienes y servicios, está incluida la publicidad. Y esta parte está lejos de ser pequeña: en general, representa del 10 al 15% del precio. Tomando la estimación baja, cuando compras algo a 10euros pagas 1euro para promocionar el producto… ¡si no hubiera anuncios, ahorraríamos dinero!

Y en el sector de los perfumes, esto se eleva fácilmente al 55% del precio…  Ahora entendemos mejor por qué son tan caros.

Dos ejemplos me impresionaron particularmente:

-Un comercial del último Super Bowl costó 4,7 millones de euros por 30 segundos. Y al final somos nosotros quienes les pagamos en precio.

-En Francia, en 2009, la parte de la publicidad en el precio de un automóvil osciló entre 583 euros para un Citroën y 1938 euros para un BMW.

Básicamente, si hubieras comprado, por ejemplo, en ese momento un Opel, habrías pagado una media de 1020 euros solo por la publicidad.

Además, la publicidad tiene un impacto ecológico. El uso de los recursos que se exigen supone una carga adicional para el medio ambiente. Entonces, ¿podríamos imaginar un mundo sin anuncios? Finalmente ¿para qué son útiles?

Por un lado, es cierto que es interesante tener información sobre nuevos productos en el mercado.  Pero ¿es tan complicado imaginar un sistema donde el comprador buscara información acorde a sus necesidades en un “banco de datos” con los productos disponibles y sus cualidades? En lugar de las empresas que intentan abrumarnos con información para empujarnos a comprar cada vez más.

Por otro lado, ¿la publicidad no está ahí precisamente para intentar crear necesidades superfluas y así empujar a consumir siempre y más para seguir alimentando un sistema que se piensa solo en puro crecimiento olvidando lo humano y alimentando a los ricos?

 

¿Qué podemos hacer entonces?

Ya para evitar anuncios en Youtube y más existe AdblockPlus o Vanced Kit (App). También puede poner una pegatina de «Stop Publicidad» en su buzón. Por lo demás está el boicot a las marcas que ponen precios desorbitados por sus anuncios. También el simple hecho de hablar de eso con otras personas para compartir esta idea, que el hecho de tener tantos anuncios, que al final pagamos de nuestro bolsillo, es desconsiderado y debe cambiar. Cuanta más gente sea consciente de esto, más políticas emprenderán cambios en esta dirección.

Porque sí, las cosas son posibles: en Sao Paulo en Brasil, en Grenoble en Francia y en Chennai en India, el municipio ha decidido prohibir grandes carteles publicitarios en la ciudad.

Aún queda una pregunta y es importante: muchos medios dependen de los ingresos por publicidad (lo que también plantea preguntas sobre su independencia y la imparcialidad de su información, pero ese es otro tema).
Nos invito a inventar juntas una solución en relación a este tema para nuestro futuro sin publicidad. ¿Tendremos que crear un impuesto para financiar estos medios? ¿Tendremos que pagar más por los medios para que sigan funcionando?…
En cualquier caso en este mundo sin publicidad tendremos más dinero ahorrándonos este 10% sistemático. Así podremos utilizarlo para encontrar grandes soluciones y seguir teniendo medios diversos dándonos una pluralidad de información imprescindible para una democracia real y tener, además, medios verdaderamente independientes.

El milagro de España

El milagro de España

Por: Marten Reinstra

En noviembre 2020 me mudé a España, justo antes de que entrara en vigor el nuevo confinamiento en los Países Bajos. Ahí han estado encerrados durante los últimos meses y el fin aún no está cerca. Hace un año, el gobierno Holandés lo llamó «confinamiento inteligente», pero la palabra inteligente se ha omitido para el segundo confinamiento. Ya no parece tan inteligente. Todos los “mapas de ruta” y “cajas de herramientas” como medidas contra covid al final no funcionaron para nada.

Aquí en España la situación era mala también hace unos meses, con un alto número de contagios. Pero mientras tanto ha sucedido algo extraño: la vida parece casi normal aquí. Y ese ha sido el caso durante semanas. Claro, no hay festivales y se permanece el toque de queda. Pero las terrazas y los restaurantes ya llevan semanas siendo abiertos. ¿Y las peluquerías? Siguen abiertas desde el confinamiento del junio el año pasado. En Holanda cerraron casi todo el invierno.

A principios de este año parecía que viniera un nuevo desastre en España. Las cifras de contagios fueron mucho más altas que en los Países Bajos. Las terrazas cerraron durante algunas semanas y había un cierre perimetral ¿Pero qué pasó? En febrero, la tercera ola descendió tan rápido como había subido. A la misma hora, los Países Bajos continúan chapuceando y parece que el confinamiento durará hasta el verano. Aquí ya visité un museo esta mañana, la semana pasada vi una película en el cine y mañana salgo a cenar. ¿Cómo es posible que hay una diferencia tan grande?

Aquí va mi impresión. Para empezar, en España todo el mundo lleva una mascarilla. En todos los lados. Siempre. La mascarilla solo se quita en casa. Se ve mascarillas en la calle, en el gimnasio y en la oficina. Cuando enciendo el televisor por la mañana veo presentadores con máscarillas. La nueva tendencia, especialmente entre las personas vulnerables, es llevar dos mascarillas. Parece que funciona dos veces mejor, así que la gente lo hace. Además, el gobierno aquí no rehuye las medidas duras. ¿Hay un brote? Entonces se cerrará el municipio. Nadie puede entrar ni salir. Mientras tanto, las terrazas permanecerán abiertas. Y esto funciona.

Luego, miramos la situación en los Países Bajos. Mi hermano menor me dijo que puede ir a la universidad una vez a la semana para trabajar en grupo. Todos entran con mascarilla y se sientan a distancia de cada una y… ¡se quitan las mascarillas! Entonces, ¿para qué sirven? Tal vez piensas, esto puede deberse a esa universidad. Pero no, el gobierno holandés lo hace exactamente así. A principios de esta semana, las políticas de la nueva coalición recibieron los líderes de partidos políticos durante todo el día y nadie usó mascarilla. ¿Y adivina tres veces? La semana pasada, dos miembros del gabinete se han contagiado.

Parece que el gobierno holandés sufre de sobrestimación constantemente. Ya mencioné el «confinamiento inteligente», pero además, durante un año han negado de considerar buenos ejemplos de otros países. ¡Imagínese imitar algo de esos países europeos vagos del sur! Creo que el único país que no despreciamos es Suecia. Todos los demás… En Holanda prefieren buscar argumentos por la opinión propia. Mientras tanto se retrasa la política de pruebas y el programa de vacunación. Y toda el mundo en Holanda sigue esperando. No es que a la gente le importe, porque el gabinete salió de las elecciones sin daños notables. De esta manera, la crisis continuará por un tiempo. ¿Quizás es la hora de una actitud más humilde? Deseo a todas las personas holandesas mucha fuerza en los próximos meses.

El gobierno Holandes en marzo 2021 hace reuniones sin mascarillas.
La ministra a la izquierda se contagió con Covid19 la semana pasada.

 

¡Nuevo voluntario!

¡Nuevo voluntario!

Hola a todos, soy Olivier Forest el nuevo voluntario de nuestro famoso El Patio de
Avilés. Soy un joven francés de 24 años que quiere vivir un montón de nuevas experiencias en
diferentes entornos. Si he decidido hacer este voluntariado es porque me gusta viajar y
descubrir otra cultura, otra forma de ver las cosas. Me gusta porque me permite cambiar mi
punto de vista sobre las cosas para tener un punto de vista más global, descubriendo una
nueva cultura, nuevas personas, con nuevos retos y situaciones para conocer una nueva
verdad.
Para ilustrar esto me gusta esta imagen de abajo que muestra que dependiendo de la
forma en que se mire un objeto se puede pensar que son 2 cosas totalmente diferentes.

La idea del voluntariado se me ocurrió hace poco más de un año. Acababa de terminar
otro voluntariado en Francia que me había gustado mucho y se me ocurrió de forma un poco
natural, me dije que el año que viene haría un voluntariado y esta idea se quedó, maduró y
aquí estoy.

Mi actividad principal aquí es organizar sesiones con jóvenes que están cerca de
abandonar la escuela para ayudarles a abrir sus perspectivas de vida más allá de la escuela,
abrir su campo de posibilidades. Además, el español es un idioma que me parece muy bonito.
A menudo escuchaba a mi ex hablar en español y me gustaba, así que el deseo de aprender
este idioma creció en mí.

También me encantó encontrar esta oferta de voluntariado en Avilés porque está muy
cerca del océano y tengo muchas ganas de mejorar mis habilidades de surf. De los 15 a los 20
años practicaba wakeboard cable (snowboard en el agua) durante la temporada de verano y
me lo pasaba muy bien. Así que el surf me hace cosquillas desde hace mucho tiempo y estoy
feliz de poder, a partir de marzo si todo va bien, hacer realidad este deseo.

En cuanto a mi trayectoria vital, hice 2 años y 2 meses de estudios de economía. Lo
dejé al principio del tercer año, mientras hacía un intercambio universitario en India. Sin
embargo, no volví a casa de inmediato. Trabajé como voluntario en un restaurante indio
durante 2 meses y seguí cursos de meditación, luego mi ex se unió a mí y viajamos durante casi
2 meses por el sur y el norte de India, pasando incluso por Nepal.

Después, cuando volví, trabajé durante un año y medio en la granja ecológica de mi padre y
luego me fui a vivir a Grenoble durante dos años. Así que hice el voluntariado allí (8 meses),
también trabajé en una heladería, en un internado y en un bar e hice 3 formaciones en el
campo de la medicina alternativa (Hipnosis Ericksoniana, Magnetismo y Medicina China).
Para ser sincero, no sé exactamente qué quiero hacer en la vida. Sólo sé que mi
objetivo es desarrollar mi ser, adquirir muchas habilidades, convertirme en un ser humano
más completo y feliz.

Por lo demás, me encanta el deporte, así que si lees este artículo y también te gusta el
deporte, no dudes en ponerte en contacto conmigo (respetando las medidas de seguridad, por
supuesto). También quiero descubrir el pádel. 😀
Viajar también es una gran parte de mi vida, tuve la oportunidad de hacer algunos
viajes bonitos como una gira europea a dedo en el verano de 2015 y sigo haciendo autostop
para moverme cuando puedo, me encanta :D. Le pone un poco de aventura a mi vida diaria.

Para terminar mi presentación es esencial que evoque mi amor por la espiritualidad.
Me planteé preguntas existenciales desde muy joven y, aunque la llegada de estas preguntas
fue bastante dura al principio, pude desarrollar una poderosa fe (no religiosa) que desde
entonces me ha aportado mucha paz y da sentido a mi vida. Si Te interesa, también podemos
hablar de eso con mucho gusto.

Así que esta es mi presentación, pero si quieres saber más y conocer una o varias de
las mil historias que han forjado este camino, no dudes en ponerte en contacto conmigo para
que podamos compartir nuestras experiencias de vida. Mi Instagram es @olivierforest24.

El fruto de las constelaciones 

El fruto de las constelaciones 

Hace mucho tiempo, en la comarca de Avilés, cuando no había estrellas en el cielo, había un árbol y sólo uno que tenía una característica muy especial.  El fruto de este árbol, una especie de bellota que aún hoy se puede ver al pasear por las costas de la región, era parecido al fruto de la foto con una diferencia: la bellota de este árbol único formaba una estrella de 6 puntas. Además, tenía la increíble característica de ser irrompible. Los lugareños estaban muy intrigados y una leyenda contaba que en su interior se escondía una gema incomparable, una piedra incluso más preciosa que el oro. Así que todos los aldeanos intentaron todo tipo de técnicas para abrirlo, pero todos los intentos fueron un fracaso.

Un día un niño cogió la bellota sin saber nada de la leyenda, sólo porque le pareció bonita ya que no era común una bellota con una estrella de 6 puntas. La quería mucho, dormía con él todas las noches y le contaba historias. Un día, la bellota se abrió, revelando la sublime piedra que brillaba con mil destellos. El niño estaba tan asombrado que lo mostró con alegría a todo el pueblo. Todos se asombraron de su belleza y preguntaron al niño apresuradamente cómo lo había hecho abrir. Simplemente respondió: «Lo he mimado con todo mi corazón». 

  Todos los habitantes fueron entonces a recoger una fruta y la mimaron lo mejor que pudieron, pero sólo los que tenían un gran corazón lograron que la fruta revelara su belleza oculta. Personas de diferentes partes del país vinieron a comprar esta piedra, algunos ofrecieron hasta 100 caballos por una sola piedra, pero en cuanto se realizaba una transacción, en cuanto alguien se atrevía a vender la piedra, ésta desaparecía. 

El rey de este país, ávido de más y más riquezas, pensó un día que quería estas piedras, las querían todas. Envió al ejército que robó todas las piedras, pero por supuesto todas desaparecieron. Los habitantes volvieron entonces al árbol para recoger nuevos frutos, pero también había desaparecido. 

Algún tiempo después, el niño descubrió en su jardín que había aparecido un brote. Lo regó, le envió sus más bellos sentimientos con su corazón puro y un día vio algo inesperado. En una de las hojas estaba escrito: «Escóndeme donde nadie me pueda encontrar y te concederé un deseo. Gracias». Enseguida supo de qué árbol se trataba, no dudó ni un segundo, sabía exactamente el lugar perfecto. Entonces recuperó el retoño con cuidado, cogió la barca de sus padres y remó durante horas y horas hasta que se encontró en medio del océano. Se sumergió en las profundidades con el joven árbol en las manos y lo depositó en el fondo del mar. 

En ese momento, pidió un deseo: Cada vez que se realizara un gran acto de amor en el mundo, uno de los frutos se abriría e iluminará el cielo y la noche. Las hermosas piedras estarían entonces tan lejos que ningún humano podría tocarlas. Cuando acabo, intentó subirse con el poco aire que le quedaba en los pulmones, pero fracasó y murió. En ese momento se abrió una de las frutas y apareció la primera estrella del cielo.

¿Que hora es en Asturias?

¿Que hora es en Asturias?

Por: Marten Reinstra

Creo que una cosa en que los españoles y los holandeses son muy diferentes es la manera en que organizan el horario del día. Fue algo a lo que a veces me costó adaptarme durante las primeras semanas. También me parece interesante porque tiene tantos efectos en el aspecto cultural. Te comparto lo que a mi se pareció destacable.

Echa la culpa a los nazis
Para empezar, es bastante extraño que Ámsterdam y Avilés estén en la misma zona horaria, aunque Ámsterdam está unos 750 kilómetros al este. Esto significa que el sol sale mucho mas tarde aquí en Avilés. Yo estoy acostumbrado que haya luz a las ocho. Claro, el sol también se pone más tarde aquí. Por eso, los días en Ámsterdam parecen más cortos durante el invierno. ¿Por qué están en el mismo horario los dos países? En realidad, el horario es de Europa central. Cuando los nazis invadieron muchos países durante la segunda guerra mundial, introdujeron su propio horario. En España, Franco decidió que lo quería también, como prueba de solidaridad con Alemania. Después de la guerra todo el mundo se había acostumbrado y lo dejaron así.

Mi mente holandesa
A veces parece que los españoles hacen todas las cosas más tarde. Un ejemplo: en Holanda las doce se llama ‘mediodía’. ¡Ya estamos a la mitad del día! Empieza la tarde exactamente a esta hora. Aquí es diferente, ya que las doce es media mañana’ y queda mucho del día. La tarde empieza después de la comida. ¿A qué hora es? Eso depende de la hora de la comida. Esto fue difícil de comprender para mi mente holandesa en que todo debe ser exacto.

Esperando la comida con impaciencia
La comida es otra cosa particular. En Holanda almorzamos ligero y rápido. Unos bocadillos de mano, tal vez una ensalada y se puede continuar trabajando media hora después. En España la comida se suele consumir en casa con la familia y tomarse su tiempo. De hecho, me gusta porque es muy sociable. También, ya que se come mucho, mucha gente descansa o hace una siesta. La cosa más difícil para mí es que la comida es mucho más tarde que el almuerzo holandés. Desde las doce ya puedo comer, pero aquí a veces esperan hasta las tres y media y yo muero de hambre.

La cena de los españoles
Es muy gracioso contar a mis amigos holandeses sobre las diferencias del horario. Se asombran mucho cuando les cuento sobre estas cosas y hacen muchas preguntas. Lo más famoso ahí es la cena de los españoles, porque nadie en Holanda entiende por qué es tan tarde. En mi país, es muy común cenar a las seis. Entonces dicen, por ejemplo: «Cómo pueden dormir bien con el estómago lleno?» Los dos horarios tienen sus ventajas y hago un esfuerzo para adaptarme a España, aunque todavía no estoy enteramente convencido. Tal vez será más fácil durante el verano…