Let me tell your story

Desde Anffas Onlus di Pordenone nos envían este video que resume parte de las actividades realizadas por Natan en su proyecto de voluntariado europeo CES en Italia durante el 2019.

El proyecto «Let me tell your story» tenía como objetivo mejorar las competencias digitales de jóvenes con menos oportunidades de la región a través de talleres participativos en Institutos. Durante estos talleres los jóvenes creaban historias en formato digital a través de métodos de «Digital Storytelling»

¡Esperamos que os guste!

Cuarentena List

Cuarentena List

El título en sí ya es una declaración de intenciones, para vosotros aún no significa nada, pero para mí en estos días de confinamiento fue, y es, una tabla salvavidas, y no como la de Jack, en esta si cogemos todos.

Sábado 22 de febrero, spritz en mano comienza a sonar mi teléfono, ¿Paula cómo estás? Ten cuidado, en España no paran de hablar de Italia, primer caso de coronavirus en Europa, varias personas infectadas en Lombardía, ¡¿PERO TU NO VES LAS NOTICIAS?! Ahí debo bajar la cabeza y contestar que en este tiempo no he prestado demasiada atención a la Televisión, quizá tiene que ver con que está en otro idioma, y lo que antes era una distracción ahora se convierte en otra forma más de exprimir tu cerebro.

Y así es como un fin de semana normal llegó a mi vida por primera vez este concepto lejano de Coronavirus. Al principio ninguno de los españoles le dimos mucha importancia, la vida continuaba como siempre, la casa de Giulietta estaba llena de turistas, desde Castel San Pietro seguía costando encontrar sitio para la foto perfecta y en el mercado del domingo en San Zeno no faltaba ningún puesto a la cita. No fue hasta 10 días más tarde que las advertencias cobraban sentido y de un día para otro nos vimos todos confinados en casa. Para cuando llegó este momento yo ya era una asidua de las noticias, españolas, italianas, los 24 horas y los comunicados oficiales.

¿Como se afronta una cuarentena y un estado de alarma en un país extranjero y lejos de tu familia? Preocupada y tranquila, podría decir muchas cosas, llenar este párrafo de consejos para superar estos momentos de caos o contaros alguna que otra mentira, pero creo que lo que mejor describe mi estado en la actualidad son esas dos palabras, la primera me acompaña de forma natural desde el primer día que escuche que en España había un contagiado, la segunda la debo invocar cada minuto.

Pero volvamos al título, hace una semana cuando llevábamos 7 días de cuarentena, me comenzó a invadir una sensación de inutilidad, agobio, dudas existenciales y sentimiento de desmotivación. En el mundo en el que vivimos donde vamos corriendo a todas partes, disfrutamos de cada minuto, exprimimos la vida, llenamos los silencios con canciones y no dejamos fin de semana sin haber quemado un poco de suela, quedarse en casa era desconcertante. Y de este desconcierto nació la cuarentena list, un montón de Tips para superar estos días.

No soy muy amiga del mantenerse siempre ocupada, o comenzar de repente a pintar cuadros cuando nunca te han gustado los pinceles ni las acuarelas, pero la realidad era que había que hacer algo con ese tiempo que nos habían “regalado” y aquí yo os regalo la lista más importante que he escrito hasta este momento. La supervivencia en estos días.

1.Leer MUCHO, si es en el idioma que estás aprendiendo mejor, mini punto extra para ti.

2.Apuntarse a un curso MOOC

3.Encontrar nueva serie

4.Hacer una lista de todos esos clásicos del cine que nunca has podido ver y verlos, claro.

5.Escuchar un Podcast, o dos o tres… tiempo tienes.

6.Ver una charla TED al día.

7.Cocinar, es un buen momento para aprender recetas del país donde estás

8.Querer mucho, aunque sea a distancia.

Pero como somos los humanos, tiene que venir una pandemia para enseñarnos que solo unidos se consiguen las cosas, aunque en esto somos los mejores, ante la adversidad siempre le damos la mano a quien tenemos al lado sin pensar en colores, nacionalidades o ideologías, España sabe mucho de esto. Ojalá esta vez entre ejercicio y ejercicio o en los ratos en los que no pintamos mandalas o no vemos esa serie de Netflix que tanto nos gusta, hayamos podido pensar un poquito sobre la bondad de la gente y en porque no aplaudirnos los unos a los otros siempre o alegrarnos por la música del vecino y bailar en la terraza con él.

Ánimo con vuestra cuarentena, que las cosas que aprendas te acompañen toda la vida, también cuando puedas por fin respirar el aire de la libertad.

Un abrazo enorme.

Hola a todas,

Este un momento complicado para expresar emociones, pero a la vez, necesario. ¿Cómo se vive la cuarenta en un país extranjero, solo, y sin poder salir de casa?La primera pauta, manteniendo la calma.

Estar solo en un país bajo circunstancias como esta, no hace más que fortalecer el carácter. Solo tenemos que quedarnos en casa para evitar ponernos en riesgo y poner a lo demás, ocupar nuestro tiempo y disfrutar de las pequeñas cosas que nos da la vida. El verdadero duelo se encuentra en la mente, pero siendo consciente de que todos estamos en la misma situación, es ahora cuando deberíamos replantearnos el verdadero significado de la palabra “Solidaridad”.

En mi caso, esta semana la he pasado intentando llevar a cabo un sencillo horario: levantarme temprano e intentando mantenerme ocupada en ciertos momentos del día. Hablo regularmente con mis coordinadoras, mis mentoras y las responsables de ambas instituciones, preguntándome como me encuentro, que necesito, etc. Es importante sentir que aunque físicamente estés aislado, estas arropado. No estás solo.

En realidad, hoy 21 de Marzo comienza la primavera, y haciendo vista de lo vivido este mes, creo que, irónicamente, me encuentro en el lugar correcto para asumir este periodo de mi vida.

Soy voluntaria en Europa. Voluntaria: termino ligado a la solidaridad, como he dicho arriba. Es ahora, en los momentos difíciles, donde la gente se apoya la una a la otra, e intenta hacerse y hacer la vida más fácil (si no, más llevadera). La creatividad de la gente es arrolladora, en todos los sentidos. Estamos haciendo de las casas lugares de reunión “individuales”, y cuando veo lo videos de la gente aplaudiendo desde sus casas en España, me siento orgullosa de mi país y de la gente que apoya a los que se están dejándola piel en mantener el estado de bienestar que todos nosotros merecemos y por el que nuestros antepasados lucharon.

En lo referente aquí, mis días transcurren tranquilos, meditando, haciendo yoga, viendo películas que me hacen sentir segura, en casa, y escuchando música. MUCHA música. Busca refugio en aquellas cosas que te mantienen ocupado y te hacen feliz. Basta con una canción, un buen libro, una película o incluso una videollamada grupal con tus amigos, diciéndoles lo mucho que los echas de menos

Creo que es tiempo de conectar con ese interior con el que nunca te paras a hablar, por el nivel del vida frenético que hemos llevado hasta ahora. Creo que teniendo eso, no se necesita nada más, porque teniendo la mente en paz, siendo positivo y cumpliendo ciertas normas, todo volverá a su cauce.

Una vez aclarado esto. Me surgen dudas relativas a la logística de mi proyecto. ¿Puedo quedarme aquí? (Prefiero esperar a que las aguas se calmen y no coger dos vuelos a España, mas otro desde Madrid a Asturias. Pondría en peligro a mi familia), ¿Nuestro proyecto se alarga? ¿Se congela?. Este es el momento donde la Agencia Nacional decidirá cuál es la mejor propuesta y solución. Estamos a la espera, pero seguro que es algo que encajara en las circunstancias de todos.

Es el momento de parar, de tomar esos días como unas “vacaciones emocionales” (no viajes, no salgas de casa), de relajarse, d trabajar desde casa si es posible, y de conocer tus limitaciones, reflexionando sobre cómo eres capaz de lidiar con la situación y tu manera de afrontar los problemas.

Somos más fuertes de lo que pensamos. Todo saldrá bien.

Abracinos

 

Zdravo!

Zdravo!

Mi nombre es Laura y a parte de contaros mi experiencia, lo primero de todo es deciros que no os limitéis a leer esto. ES TOTALMENTE NECESARIO REALIZAR UN PROYECTO COMO ESTE AL MENOS UNA VEZ EN LA VIDA. En serio, a toda la gente que dude, por favor, háblale a tu yo futuro, y agradécele haber tomado esta decisión. Lo más seguro es que no te arrepientas. Para muchos, uno de los atractivos que brinda hacer un programa de voluntariado es realizar la primera salida al extranjero, pero para mí, éste no era el caso. Actualmente tengo 29 años, y llevo a mis espaldas dos Erasmus+, uno relacionado con los estudios de casi 6 meses (en Lisboa) y otro de prácticas de 2 meses (en Letonia), por lo que ya tenía una primera experiencia sobre sobrevivir en el extranjero. Esperaba encontrarme algo parecido, pero de mayor duración. Sin duda, me equivocaba. El cometido del programa ESC se basa en vivir una experiencia sostenida por un aprendizaje no formal destinado a la cooperación entre diferentes voluntarios europeos, teniendo como resultado el estrechamiento y confraternización entre toda la Unión Europea. El concepto de solidaridad se enfoca desde varios puntos de vista, aunando la cooperación entre los pueblos y sobre todo, entre la gente que lo hace posible. Lo que admiré desde el primer momento es toda la logística que entraña este proyecto. Hablamos de un gran cantidad de voluntarios que viajan desde su país de origen hacia otro durante casi un año, lo suficiente para poder llevar a cabo un programa de una magnitud relativamente elevada. Para muchos es un crecimiento de cara al mundo exterior, para otros, su primera salida independiente fuera de su zona de confort.

En mi caso, estoy en Eslovenia, concretamente en Trbovlje, región de la Baja Estiria ubicada en el centro del país. Mi situación, al tener 29 años (casi cerca del límite de edad, los 30) era el de encontrar un proyecto que realmente me entusiasmase, relacionado con mi futuro profesional, tardase lo que tardase. En este caso, encontré uno perfecto, en Delavski dom Center, un centro de arte multifuncional, con salas de exposiciones, cine, conciertos y demás espacios diseñados para albergar las diferentes escenas culturales que se suceden en el entorno.
Una vez contactada con los responsables, todo empezó de la mejor manera. Después de un mes de preparativos, entre los cuales se incluye una etapa de formación previa en mi organización de envío en Avilés, María, mi mentora y coordinadora, me preparó competentemente para la experiencia, brindándome la oportunidad de entender y leer todo lo necesario juntas
antes de mi partida, así como darme las pautas para familiarizarme con los nombres de las instituciones y los roles relacionados con el ESC.

Esta base es específicamente importante para poder conocer todo lo que vendrá después, ya que éste es un aprendizaje en cadena, cuyos pasos deben de ser entendidos lo mejor posible desde el principio, con el fin de asegurar el máximo provecho a una experiencia tan única como ésta. Trbovlje no es una gran ciudad. Si no que es un pueblo situado a una hora de Ljulbjana, poblado mayoritariamente por trabajadores que han sabido reinventarse y sacar el mayor provecho de su principal fuente de alimentación y evolución durante la antigua Yugoslavia, el sector minero. Yo soy asturiana, y situarme aquí y conecta con mis raíces. Definitivamente, el destino escogió bien. En cuanto llegué a mi casa, mis compañeras (de Bosnia Herzegovina, Alemania y Dinamarca), tuvieron el detalle de darme la bienvenida de la manera más calurosa y amorosa posible, después de medio día viajando de un país a otro. Se ofrecieron a enseñarme la ciudad y me animaron a descansar para poder tener un buen día mañana. Sentí una paz enorme al verlas porque eran conscientes de mi situación (llegue más tarde porque el antiguo proyecto cayó. Ellas llevan en la ciudad 5 meses ya), por lo que me aceptaron como una más y me ayudaron en todo lo imaginable.

Llegué el día 8 de Febrero a la ciudad, y el día 10 tenía el esperado, on-arrival term, un meeting en una localidad eslovena diferente a la que perteneces, donde se juntan todos los voluntarios de todos los países europeos que se encuentran en Eslovenia. Fuimos una pequeña familia de 13 personas que convivieron durante 5 días en un complejo deportivo con todo lujo de detalles. Es aquí donde comenzó mi aventura y donde entendí de verdad la filosofía del ESC: la cooperación, la confianza en uno mismo y la importancia del respeto y de la solidaridad.
Aprendí más de mi misma en esos 5 días, de mis hábitos y de mi forma de comunicarme con los demás, que durante muchas otras etapas de mi vida. Hablé el mismo
idioma con gente de Georgia, Kosovo, Macedonia, Grecia, Inglaterra o de Albania: El universal. El de la sonrisa, el de la ayuda, el del abrazo, el de la cercanía y el del apoyo. Me sentí de nuevo una niña y no recuerdo haberme reído mas en toda mi vida. He tenido la suerte de haber visto paisajes sólo imaginables en cuentos medievales y he sido acompañada por los mejores coordinadores, los cuales, saben perfectamente hacer su trabajo y llevar por el camino de la sabiduría y del aceptarse a uno mismo a la persona que acaba de llegar a un sitio nuevo, ya tenga 18 o 30 años.

Mañana comienzo mi andadura en el trabajo, y no puedo estar más motivada e interesada. A largo plazo, todo lo vivido hasta ahora desembocará en darse cuenta de la importancia y la fuerza que alberga la unión, independientemente del país que seas. Lo que importa es la predisposición, las ganas, la fortaleza y la grandeza de espíritu que se encuentra en cada uno de nosotros.
Escribirse una carta a ti mismo para leerla dentro de 6 meses, el escuchar elogios y puntos fuertes de tu comportamiento de gente que pasa contigo 5 días desde las 9 de la mañana las 9 de la noche dice mucho; darles tu feedback, abrazarse y besarse después, para ir a comer juntos o tomar una cerveza, es la verdadera esencia de la vida.
En una palabra, ser feliz e intentar hacer feliz a los demás. La motivación, siempre constante.
Con ganas de leer mi carta dentro de unos meses, saludo a mi yo del futuro, agradeciéndole al del pasado la decisión de haber dicho sí a un proyecto como este.

Voluntariado en Italia

Me llamo Maria,tengo 28 años y voy a realizar un voluntariado europeo en Italia.
Siempre he estado interesada en la inclusión social, sobre todo de personas con diversidad funcional ya que me gusta sentirme comprometida socialmente.
Debido a estas inquietudes y mis ganas de aprender, conocer y descubrir creo que es una gran oportunidad para mi poder formar parte de este proyecto.
De esta experiencia espero poder crecer como persona, aprender un nuevo idioma y contribuir a la mejora de la sociedad.

Balkan Trip

Balkan Trip

Recuerdo como un 2 de Noviembre, yo recién llegada, la gente de mi proyecto me decía: Disfruta y viaja! Yo acababa de llegar y ni siquiera sabía muy claro dónde se situaba Eslovenia… Poco a poco descubrí lo afortunada que era por estar en este país.

En mi proyecto siempre se han preocupado porque disfrute la experiencia completa, no solo el proyecto sino también mi tiempo personal.

Ljubljana es una ciudad viva, con posibilidades de conocer gente a todas horas, y por estar en el proyecto en el que estoy, esas posibilidades se multiplican por mil…Fue así como pronto me vi rodeada de un sólido grupo de amigas y amigos: de Francia, Italia, España, Republica Checa, Grecia, Turquía, Macedonia… Algunos de ellos propusieron alquilar una furgoneta y comenzar a viajar por la antigua Yugoslavia, era un plan muy llamativo y que en mi trabajo no quisieron que me lo perdiese por nada del mundo.

Con una mochila no muy grande y una furgoneta espaciosa 9 amigas y amigos nos embarcamos en el “Balkan Trip”, Eslovenia, Serbia, Montenegro, Macedonia, Croacia, Albania y Bosnia. En este viaje descubrí que la experiencia del voluntariado europeo es mucho más que el proyecto en si, es ampliar fronteras, conocer culturas nuevas, mezclarse con la gente local e ir absorbiendo lo mejor de casa.

El nivel de acogida que sentimos en los Balcanes fue inmenso, todo el mundo nos recibía con las puertas abiertas dispuestos a enseñarnos lo mejor de su ciudad, cultura o país.

El tiempo nos acompañó en todo momento lo que nos hizo poder disfrutar de los cañones de Macedonia (Matka), de la ciudad de Ohrid y su lago, de las playas y atardeceres croatas, de paseos por Mostar, de Sarajevo y su comida, de Berat y sus mil ventanas…

Como viaje ha sido una experiencia diez, imágenes que se quedarán guardadas en la retina para siempre y que, posiblemente, si no me hubiese embarcado en este proyecto, nunca lo hubiese hecho.