Mi experiencia de voluntariado en Bélgica

Mi experiencia de voluntariado en Bélgica

¡Coucou! 

Me paso por aquí para poner final a mi experiencia de EVS.  Han sido 12 meses en Bélgica geniales, de experiencias increíbles que espero que se queden mucho tiempo en mi memoria. 

En mi proyecto tenía que ayudar en una asociación cuyo cometido principal era fomentar la inclusión de las personas con diversidad funcional en diferentes entornos de trabajo, de manera individual o todos como grupo. Aunque también he hecho muchas cosas más durante este año, como concienciarme más con nuestro planeta e ir familiarizándome con el término “Cero desecho”, también he tenido la oportunidad de hacer un pequeño voluntariado ayudando a pintar un centro destinado a personas refugiadas y he impartido un pequeño cursillo en español para niños, entre otras muchas cosas.

He tenido la suerte de contar con asociación de envío y de acogida GENIALES, he conocido a gente extraordinaria, he viajado a sitios de Europa que hace 1 año ni me hubiese imaginado (y me han enamorado  todos un poquito), me he reído muchísimo y también me he frustrado otro tanto (primera vez viviendo sola, lengua extranjera que no dominaba ni en un 5%…). 

En mi caso, era la primera vez que salía de España por un periodo tan largo y echando la vista atrás me sorprende todo lo que he cambiado a nivel personal, cosas que para mí antes eran básicas y muy obvias ahora ya no lo son tanto. Sin duda alguna este año ha sido mucho mejor de lo que me esperaba, aunque al final no haya hecho muchas cosas de las que me había propuesto, si hice otras tantas inexperadas y que me han servido para aprender mucho más y crecer personalmente.

Siento que esta es una experiencia que todo el que tenga ganas de viajar y cambiar de aires durante una temporada debería de hacer. Si os lo estáis planteando no lo dudéis ni dos segundos más, ¡arriesgaros! Os aseguro que valdrá la pena.

Primer mes de Natan en su proyecto de voluntariado

Primer mes de Natan en su proyecto de voluntariado

¡Hola! Futuros/as Voluntarios/as,

Me llamo Natán y tengo 26 años. El año pasado con una beca de prácticas a nivel europeo realicé una estancia de tres meses como profesor de Biología y Geología en un instituto italiano. Aquí me encontré bajo la situación de tener en mi propia clase, a una alumna que presentaba una discapacidad, no supe reaccionar ante tal panorama, nadie me lo había enseñado, por ello, decidí buscar e iniciar un voluntariado relacionado con este tema.

Encontré dicho proyecto y actualmente, me encuentro realizando el voluntariado (EVS/ECS) en un pueblo que se llama Pordenone, al norte de Italia. Voluntariado que realizo en una asociación (ANFFAS Onlus de Pordenone) que trabaja y ayuda a personas que presentan una discapacidad grave, y que a la vez realiza proyectos con las escuelas e institutos de la zona, para dar conocer la situación de estas personas, las situaciones de dificultad que pasan en su día a día, etc.

Llevo ya casi un mes de voluntariado, y la verdad el inicio no ha sido fácil ¡¡¡He salido de mi zona de confort!!! Por ello, no os puedo decir que durante estas primeras semanas todo ha sido y/o es un camino de rosas, pero tras la dificultad de los primeras semanas (encontrarse “solo” en una ciudad extranjera, dónde no conoces a nadie, donde las barrearas idiomáticas no te ayudan, etc), llega un momento en el que te adaptas a todo aquello que te preocupaba o asustaba… ¡Ya no estás “solo”! (y nunca lo has estado, hay una gran cantidad de personas dispuestas a ayudarte para cualquier cosa y en cualquier momento), además, empiezas a conocer gente (de la asociación, del curso de idiomas, en algún evento, …) y se empieza a consolidar lo que será tu vida en los próximos meses.

La verdad, os puedo decir que, tras las dificultades iniciales, me estoy adaptando muy bien y me siento muy cómodo y feliz con el proyecto que apenas he iniciado.

Aún me quedan 11 meses, que seguramente serán geniales.

SVE como orientación en la vida

SVE como orientación en la vida

El pasado agosto comencé un proyecto de larga duración (6 meses) en Rzeszów, Polonia. Ahora, en marzo, me encuentro en Liberec, República checa. Respecto a mis compañeros, tres de ellos han vuelto a sus paises de origen, a excepción de Bernat, quien fue también mi compañero de cuarto, quien se encuentra en Amsterdam en busca de un trabajo desde hace unas semanas.

Muchas veces los participantes de SVE buscan en su voluntariado un momento de reflexión, de búsqueda respecto a que hacer con su futuro; que trabajo escoger o entre que estudios decidirse.

En nuestro caso ambos sabíamos perfectamente lo que queríamos hacer una vez acabase el proyecto, pues realmente nunca lo vimos desde un enfoque laboral sino como medio para desarrollar habilidades más relacionadas con nuestras aficiones.

Si te encuentras en el primer grupo, mi consejo es que desde el primer día empieces a planificar y orientarte en función a las personas que conozcas, tus vivencias y las capacidades que desarrolles a través del voluntariado. A lo largo de mis meses de estancia me encontré con personas de diferentes edades y nacionalidades, las cuales tras varios meses en su voluntariado seguían igual de perdidos que al comienzo. Por otra parte, encontré gente que dado a las actividades que realizaba a diario descubrió talentos ocultos, nuevas aficiones y cambió sus aptitudes y actitudes a lo largo de su SVE.

SVE no es un programa milagro el cual te abre las puertas a todas tus metas y aspiraciones. Tampoco son unas vacaciones pagadas. Sin embargo, con el enfoque adecuado, sí que puede hacerte reflexionar sobre diferentes gustos, posibilidades, en incluso ofrecerte ofertas laborales una vez acabado el periodo de voluntariado, como le ocurrió a mi coordinadora en la organización de acogida, quien hace tres años realizó su SVE en la misma.

Podéis veros en el caso, como yo, de que vuestra estancia en la asociación en la que realicéis el voluntariado no sirva en exceso para desarrollar vuestras capacidades o realizaros personalmente. Ante esto, recordad que el tiempo de trabajo no excederá nunca las 40 horas semanales, con lo que siempre podréis reorientar vuestras metas personales. Una vez suena el timbre de salida, sois libres de gastar vuestro tiempo como deseéis (trabajo con otras asociaciones, deportes, organización de eventos…); el límite está en vuestras manos.

Invierno en Eslovenia

Invierno en Eslovenia

¡Dober dan desde Črnomelj!

Ya llevo aquí casi 3 meses y tengo que decir que la experiencia está resultando muy buena. El idioma sigue siendo la principal dificultad pero ya me voy haciendo a ello.La zona de Bela Krajina es preciosa en esta época del año. La nieve lo tiene todo cubierto y le da un aspecto espectacular.

El otro día fui a una marcha nocturna al Mirna Gora, el pico más alto de la región, y fue genial.Menos mal que, después de la dura subida entre la nieve, puede descansar y reponer fuerzas en el albergue que hay en la cima…

Os adjunto una foto que la propietaria del albergue nos hizo al llegar a la cima para que veáis de qué os hablo.

Nada más por el momento. ¡Seguiré informando!

«Reclaim the crafts» by Jasón

«Reclaim the crafts» by Jasón

HALLO ALLES!
Wie geht es dir?
Mi nombre es Jasón y estoy en Berlín haciendo mi servicio de voluntariado europeo desde mediados de Julio. ¿Dónde? Pues en una organización que se llama «Kulturlabor Trial & Error» que está localizada en el distrito de Neukölln. Durante estos meses que llevo aquí he hecho de todo: he trabajado en un huerto urbano que tenemos, he organizado varios seminarios de formación, hemos realizado el día de los vecinos, tenemos una tienda de intercambio de ropa…
Uno de estos proyectos, que es super interesante para mi, es el que estamos haciendo con un grupo de Ucrania. El proyecto se llama «Reclaim the crafts» (podéis buscarnos en facebook o instagram para ver las cosas que vamos haciendo) y trabajamos sobre el activismo creativo, como reivindicar desde un punto de vista artístico. Durante la última semana de Septiembre acogimos un seminario en Berlin en el que participaron personas que venian de Ucrania y personas que vivimos en Berlín. Estuvimos haciendo talleres sobre manualidades tanto tradicionales como modernas y urbanas. También tuvimos tiempo para pensar que significa activismo, para que lo queremos hacer, cual es nuestro objetivo…  La segunda parte de este proyecto será a finales de Marzo principios de Abril que nos iremos hasta Ucrania, a la frontera con Rusia, a planificar y realizar alguna acción de activismo allá. Estoy SUPER emocionado con esto.
La foto que podeis ver, es de cuando estuvieron los ucranianos aquí. Mezclamos una manualidad tradicional, el origami, con una moderna, las bombas de semillas. ¿Cómo? Pues escribimos la receta de como se hacen las bombas de semillas y después doblamos el papel con tecnica de origami en forma de flor y lo repartimos por el barrio para compartir nuestro conocimiento.
A parte de esto, estoy muy contento de haber escogido Berlín como destino de EVS porque es una ciudad donde puedes hacer de todo, cualquier cosa que te imagines.
Bueno, os dejo que aún me quedan 6 meses por delate.
Bis Bald!
Tschüss!!

EVS en Polonia by Ismael Herreruela

Me llamo Isma, y estoy haciendo mi EVS en Rzeszów, Polonia. Me encuentro en un proyecto de larga estancia (6 meses) aunque apenas me queda un mes para volver de nuevo a mi querida Avilés. La mayor parte del tiempo la dedico a crear workshops, clases informales, acerca de España (aunque les suelo bombardear con Asturias) aunque también trabajo en oficina, creando vídeos (como el que veis más abajo) y otras tareas quizá no tan emocionantes. Soy un caso EVS un poco especial porque 4 años atrás ya fui erasmus en Liberec (Rep. Checa) y después estuve en ESN como voluntario durante 3 años, por lo que vine con experiencia en el sector. También he acabado los estudios en Magisterio de Educación Primaria en Oviedo con lo que en mi caso no es precisamente un gap-year.
Puedo decir que EVS es la mejor opción para la gente joven que necesita un tiempo para pensar que hacer con su vida antes/después de la Uni, para aquellos que tienen miedo de irse de Erasmus (porque el papeleo es una locura) pero a los que les gustaría vivir en el extranjero por un tiempo y para aquellos que quieran probar la experiencia de voluntariado. Si queréis aprender inglés pero os aborrece poneros delante de un libro, os recomiendo esto 100% porque al final del día no te queda otra que hablar inglés o aprender el idioma del país, y te digo yo quien va a aprender polaco… Tened en cuenta que os van a pagar los vuelos, el transporte en la ciudad, el alojamiento y además el dinero para la comida. Además, os pagarán todo al momento, con lo que no es como en otros programas que pagan mal y tarde.
La carga de trabajo NO es una barbaridad. Hay semanas que estamos un poco más a tope y otras que estamos super light en la oficina, haciendo nuestras cosas tranquilamente. Recordad que no es un trabajo, es un voluntariado, con lo que tendréis un mínimo de horas semanales pero más ligero que si intentais buscar trabajo en el extranjero.
El papeleo es super fácil, es como «erasmus para dummies»: firmáis un par de papeles, rellenáis datos y ya está todo hecho. Es muy buena idea irse de EVS como experiencia para probar y más tarde decidir si queréis ir de Erasmus estudios u otros programas.

Animaros y si tenéis alguna duda siempre podéis preguntarle a María ;)!