La semana pasada tuve la oportunidad de participar en un curso breve pero intenso en el Conseyu de Mocedá de Xixón. Había pasado un tiempo desde que planeé entrenarme en construir y desarrollar un buen proyecto social, así que cuando encontré esta oportunidad no la dejé escapar. Entre mis objetivos, también se encuentra saber algo más para ayudar a escribir proyectos durante el período en que estoy haciendo mi SVE. Se cumplieron las expectativas y me permitieron aprender los conceptos básicos de la estructura de un proyecto, desde el análisis de problemas y causas hasta cómo proceder para tratar de resolverlos. Me di cuenta del enfoque de marco lógico, una herramienta analítica extremadamente importante para establecer los objetivos hacia cuales orientar la planificación de los proyectos. Ya no estoy acostumbrado a estudiar y seguir un curso, pero tengo que decir que, incluso después de un comienzo teórico en el que me encontré con dificultades, cuando abordamos el tema de una manera más concreta mediante el análisis y desarrollo de un ejemplo de caso, todo fue más claro.

Dos lecciones han sido enteramente dedicadas a esto con Luis Pemán Sánchez, una persona con amplia experiencia en directorios, planes, gestión, ejecución y evaluación de proyectos de intervención social y cooperación al desarrollo. La última lección fue con Marcos Juez Tarano, el técnico del Departamento de Juventud del Ayuntamiento de Gijón, donde nos dijo cómo solicitar una beca para el municipio de Gijón. Parte un poco menos útil para mí, pero interesante, sin ser consciente de nada en esta área: una oportunidad para aprender algo nuevo. ¡Seguramente pondré en práctica el conocimiento adquirido cuando tendre que desarrollar cualquier tipo de proyecto!

Fabio