Hola a todas,

Este un momento complicado para expresar emociones, pero a la vez, necesario. ¿Cómo se vive la cuarenta en un país extranjero, solo, y sin poder salir de casa?La primera pauta, manteniendo la calma.

Estar solo en un país bajo circunstancias como esta, no hace más que fortalecer el carácter. Solo tenemos que quedarnos en casa para evitar ponernos en riesgo y poner a lo demás, ocupar nuestro tiempo y disfrutar de las pequeñas cosas que nos da la vida. El verdadero duelo se encuentra en la mente, pero siendo consciente de que todos estamos en la misma situación, es ahora cuando deberíamos replantearnos el verdadero significado de la palabra “Solidaridad”.

En mi caso, esta semana la he pasado intentando llevar a cabo un sencillo horario: levantarme temprano e intentando mantenerme ocupada en ciertos momentos del día. Hablo regularmente con mis coordinadoras, mis mentoras y las responsables de ambas instituciones, preguntándome como me encuentro, que necesito, etc. Es importante sentir que aunque físicamente estés aislado, estas arropado. No estás solo.

En realidad, hoy 21 de Marzo comienza la primavera, y haciendo vista de lo vivido este mes, creo que, irónicamente, me encuentro en el lugar correcto para asumir este periodo de mi vida.

Soy voluntaria en Europa. Voluntaria: termino ligado a la solidaridad, como he dicho arriba. Es ahora, en los momentos difíciles, donde la gente se apoya la una a la otra, e intenta hacerse y hacer la vida más fácil (si no, más llevadera). La creatividad de la gente es arrolladora, en todos los sentidos. Estamos haciendo de las casas lugares de reunión “individuales”, y cuando veo lo videos de la gente aplaudiendo desde sus casas en España, me siento orgullosa de mi país y de la gente que apoya a los que se están dejándola piel en mantener el estado de bienestar que todos nosotros merecemos y por el que nuestros antepasados lucharon.

En lo referente aquí, mis días transcurren tranquilos, meditando, haciendo yoga, viendo películas que me hacen sentir segura, en casa, y escuchando música. MUCHA música. Busca refugio en aquellas cosas que te mantienen ocupado y te hacen feliz. Basta con una canción, un buen libro, una película o incluso una videollamada grupal con tus amigos, diciéndoles lo mucho que los echas de menos

Creo que es tiempo de conectar con ese interior con el que nunca te paras a hablar, por el nivel del vida frenético que hemos llevado hasta ahora. Creo que teniendo eso, no se necesita nada más, porque teniendo la mente en paz, siendo positivo y cumpliendo ciertas normas, todo volverá a su cauce.

Una vez aclarado esto. Me surgen dudas relativas a la logística de mi proyecto. ¿Puedo quedarme aquí? (Prefiero esperar a que las aguas se calmen y no coger dos vuelos a España, mas otro desde Madrid a Asturias. Pondría en peligro a mi familia), ¿Nuestro proyecto se alarga? ¿Se congela?. Este es el momento donde la Agencia Nacional decidirá cuál es la mejor propuesta y solución. Estamos a la espera, pero seguro que es algo que encajara en las circunstancias de todos.

Es el momento de parar, de tomar esos días como unas “vacaciones emocionales” (no viajes, no salgas de casa), de relajarse, d trabajar desde casa si es posible, y de conocer tus limitaciones, reflexionando sobre cómo eres capaz de lidiar con la situación y tu manera de afrontar los problemas.

Somos más fuertes de lo que pensamos. Todo saldrá bien.

Abracinos