El título en sí ya es una declaración de intenciones, para vosotros aún no significa nada, pero para mí en estos días de confinamiento fue, y es, una tabla salvavidas, y no como la de Jack, en esta si cogemos todos.

Sábado 22 de febrero, spritz en mano comienza a sonar mi teléfono, ¿Paula cómo estás? Ten cuidado, en España no paran de hablar de Italia, primer caso de coronavirus en Europa, varias personas infectadas en Lombardía, ¡¿PERO TU NO VES LAS NOTICIAS?! Ahí debo bajar la cabeza y contestar que en este tiempo no he prestado demasiada atención a la Televisión, quizá tiene que ver con que está en otro idioma, y lo que antes era una distracción ahora se convierte en otra forma más de exprimir tu cerebro.

Y así es como un fin de semana normal llegó a mi vida por primera vez este concepto lejano de Coronavirus. Al principio ninguno de los españoles le dimos mucha importancia, la vida continuaba como siempre, la casa de Giulietta estaba llena de turistas, desde Castel San Pietro seguía costando encontrar sitio para la foto perfecta y en el mercado del domingo en San Zeno no faltaba ningún puesto a la cita. No fue hasta 10 días más tarde que las advertencias cobraban sentido y de un día para otro nos vimos todos confinados en casa. Para cuando llegó este momento yo ya era una asidua de las noticias, españolas, italianas, los 24 horas y los comunicados oficiales.

¿Como se afronta una cuarentena y un estado de alarma en un país extranjero y lejos de tu familia? Preocupada y tranquila, podría decir muchas cosas, llenar este párrafo de consejos para superar estos momentos de caos o contaros alguna que otra mentira, pero creo que lo que mejor describe mi estado en la actualidad son esas dos palabras, la primera me acompaña de forma natural desde el primer día que escuche que en España había un contagiado, la segunda la debo invocar cada minuto.

Pero volvamos al título, hace una semana cuando llevábamos 7 días de cuarentena, me comenzó a invadir una sensación de inutilidad, agobio, dudas existenciales y sentimiento de desmotivación. En el mundo en el que vivimos donde vamos corriendo a todas partes, disfrutamos de cada minuto, exprimimos la vida, llenamos los silencios con canciones y no dejamos fin de semana sin haber quemado un poco de suela, quedarse en casa era desconcertante. Y de este desconcierto nació la cuarentena list, un montón de Tips para superar estos días.

No soy muy amiga del mantenerse siempre ocupada, o comenzar de repente a pintar cuadros cuando nunca te han gustado los pinceles ni las acuarelas, pero la realidad era que había que hacer algo con ese tiempo que nos habían “regalado” y aquí yo os regalo la lista más importante que he escrito hasta este momento. La supervivencia en estos días.

1.Leer MUCHO, si es en el idioma que estás aprendiendo mejor, mini punto extra para ti.

2.Apuntarse a un curso MOOC

3.Encontrar nueva serie

4.Hacer una lista de todos esos clásicos del cine que nunca has podido ver y verlos, claro.

5.Escuchar un Podcast, o dos o tres… tiempo tienes.

6.Ver una charla TED al día.

7.Cocinar, es un buen momento para aprender recetas del país donde estás

8.Querer mucho, aunque sea a distancia.

Pero como somos los humanos, tiene que venir una pandemia para enseñarnos que solo unidos se consiguen las cosas, aunque en esto somos los mejores, ante la adversidad siempre le damos la mano a quien tenemos al lado sin pensar en colores, nacionalidades o ideologías, España sabe mucho de esto. Ojalá esta vez entre ejercicio y ejercicio o en los ratos en los que no pintamos mandalas o no vemos esa serie de Netflix que tanto nos gusta, hayamos podido pensar un poquito sobre la bondad de la gente y en porque no aplaudirnos los unos a los otros siempre o alegrarnos por la música del vecino y bailar en la terraza con él.

Ánimo con vuestra cuarentena, que las cosas que aprendas te acompañen toda la vida, también cuando puedas por fin respirar el aire de la libertad.

Un abrazo enorme.