Estas últimas semanas, hemos visto el desarrollo de contestaciones y manifestaciones en varios países del mundo en cuanto a la cuestión del racismo y de la xenofobia. A través de los hashtags #blacklivesmatter o #blackouttuesday, el movimiento que nació en los Estados Unidos y se extendió hasta Europa, donde la población empezó a preguntarse cuáles son los actos o prejuicios racistas que existen en su país y también a nivel local, y cómo luchar a favor una mejor convivencia entre todxs.

En Avilés, las y los jóvenes de los dos grupos de Participa Joven, uno de los proyectos del Patio, tuvieron la idea de investigar sobre el racismo que existe en el lugar en el que viven y crear una campaña para sensibilizar a sus vecinos y a la comunidad en general en cuanto a la discriminación que sufren algunas minorías por su origen, cultura, religión o color de piel.

Con el grupo de La Luz, un grupo con orígenes diversos de entre 15 y 17 años, hicimos algunos juegos de reflexión sobre el racismo y las discriminaciones en general, para pensar en las experiencias de cada unx en su vida y entender las diferencias entre ellxs y con el resto del barrio. Después de estas actividades, pensando en lo que pasa en La Luz, el grupo cree que existe racismo en el barrio, y en especial, con la comunidad gitana. La idea fue entonces de hacer una acción con el objetivo de mostrar que el racismo y la discriminación son cosas que hacen daño y perjudican a muchas personas, mientras todxs somos humanxs que comparten la misma ciudad y las mismas expectativas en la vida. Entonces, escribimos algunas frases que representan las cosas que los jóvenes querían decir a sus vecinos, y fuimos en la calle para pegarlas donde la gente podía leer estos mensajes y reflexionar sobre sus ideas y comportamientos cotidianos.

Con el grupo que se reúne en el Patio, hemos decidido construir una campaña más larga, con la idea de empezar a investigar ahora y continuar el proceso después de las vacaciones de verano. Después de algunos debates sobre el tema del racismo en Avilés, los jóvenes concluyeron que no podrían hacer ninguna campaña sin la participación directa de quienes sufren el racismo, siendo nosotras parte del colectivo privilegiado en este tema. Según ellos, una de las causas de esta discriminación es la falta de conocimiento en cuanto a estas culturas, que permite el desarrollo de prejuicios que se transmiten de generación en generación. Así, los jóvenes quisieron conocer más a estas culturas, para luego plantearse con más conocimiento cómo debería ser una acción antirracista, desde el conocimiento de las situaciones en las que viven y sus culturas.

Para empezar la investigación, el grupo quiso conocer testimonios sobre situaciones concretas de personas que han sufrido racismo. El primer paso de este proyecto fue un encuentro con personas de Cruz Roja de Gijón para hablar de este tema. Una de ellas es Olga, integradora social y gitana, (entre otras muchas cosas!) que trabaja con grupos de jóvenes migrantes, de los cuales dos jóvenes marroquís participaron en esta charla para compartir con nosotrxs su visión del racismo que sufren y contarnos algunas cosas sobre su cultura. Gracias a este dialogo con ellxs, hemos aprendido muchas cosas sobre lxs gitanxs y lxs marroquíes, y sobre las discriminaciones que viven cada día. Ahora, vamos a seguir entrevistando a otras personas para recoger testimonios y, al final, construir una campaña de sensibilización sobre el racismo, los prejuicios y las discriminaciones que existen en Avilés, siempre desde la absoluta conciencia de nuestra situación privilegiada y con mucha delicadeza y atención hacia quienes deben ser verdaderas protagonistas de la lucha antirracista.

Adeline Laporte y Paula Nietto