Durante la cuarentena, era imposible salir de casa para viajar en España y tampoco para visitar Asturias. Durante este tiempo, me di cuenta de que tenía que disfrutar de los últimos meses de mi proyecto, después del confinamiento, para realmente descubrir esta región increíble. Así, os cuento ahora mis primeras excursiones con unas fotos bonitas que, espero, os van a dar la gana de viajar más en este paraíso natural.

Excursiones en la naturaleza

Con algunas amigas, fuimos de excursión en espacios verdes, en el campo y en los acantilados. La verdad es que caminar no es algo que me gusta mucho en general. Pero hacerlo en estos espacios puros, verdes y tan grandes me permitió respirar de nuevo y descubrir un vínculo con la naturaleza que nunca había sentido en mi vida. Seguramente, esto se debe por parte al contrasto entre los meses de cuarentena y esta nueva libertad. Pero me parece también que Asturias ofrece un ámbito muy particular de seguridad y de paz que no había encontrado en otros sitios hasta ahora. Muy cerca de Avilés, se puede encontrar todos los tipos de paisajes y todos los colores de la naturaleza. ¡Asturias es increíble!

Las playas más bonitas del mundo (¡en mi opinión, por lo menos!)

Estas últimas semanas, tuve la oportunidad de descubrir las playas de Bayas, de Bahinas, del Reguero, de Perlora, de Santa María del Mar, de Arnao y de Xago, que se añadieron a las playas que ya había visto antes, tal como las de Gulpiyuri, de Poo, de San Xuan o de Salinas. Siempre me da mucha emoción ver playas tan naturales y poder caminar o bañarme allí como si estuviera de vacaciones todos los días del año. ¡Qué suerte! Representa un cambio enorme en comparación con mi vida cotidiana en París, y a veces es difícil para mí creer que tener una vida así es posible. Entonces, lo disfruto mucho ahora para poder volver a Francia con recuerdos mágicos y estrellas en los ojos…

Cudillero, el primer paso de mi descubrimiento de los pueblos bonitos de Asturias

Mi objetivo para las 4 semanas que quedan antes de acabar mi proyecto de voluntariado es visitar pueblos auténticos de Asturias. Ya fui a Cudillero, un pueblo muy agradable y bonito, pero sé que hay muchísimos más, quizás menos conocidos o turísticos. ¡Os contaré todo al final de este viaje!

Adeline Laporte