¡Coucou! 

Me paso por aquí para poner final a mi experiencia de EVS.  Han sido 12 meses en Bélgica geniales, de experiencias increíbles que espero que se queden mucho tiempo en mi memoria. 

En mi proyecto tenía que ayudar en una asociación cuyo cometido principal era fomentar la inclusión de las personas con diversidad funcional en diferentes entornos de trabajo, de manera individual o todos como grupo. Aunque también he hecho muchas cosas más durante este año, como concienciarme más con nuestro planeta e ir familiarizándome con el término “Cero desecho”, también he tenido la oportunidad de hacer un pequeño voluntariado ayudando a pintar un centro destinado a personas refugiadas y he impartido un pequeño cursillo en español para niños, entre otras muchas cosas.

He tenido la suerte de contar con asociación de envío y de acogida GENIALES, he conocido a gente extraordinaria, he viajado a sitios de Europa que hace 1 año ni me hubiese imaginado (y me han enamorado  todos un poquito), me he reído muchísimo y también me he frustrado otro tanto (primera vez viviendo sola, lengua extranjera que no dominaba ni en un 5%…). 

En mi caso, era la primera vez que salía de España por un periodo tan largo y echando la vista atrás me sorprende todo lo que he cambiado a nivel personal, cosas que para mí antes eran básicas y muy obvias ahora ya no lo son tanto. Sin duda alguna este año ha sido mucho mejor de lo que me esperaba, aunque al final no haya hecho muchas cosas de las que me había propuesto, si hice otras tantas inexperadas y que me han servido para aprender mucho más y crecer personalmente.

Siento que esta es una experiencia que todo el que tenga ganas de viajar y cambiar de aires durante una temporada debería de hacer. Si os lo estáis planteando no lo dudéis ni dos segundos más, ¡arriesgaros! Os aseguro que valdrá la pena.