14:23, Toledo. Después de casi 8 horas viajando, llegamos en la estación de Toledo, donde ya se podía sentir la magia de esta ciudad tan bonita. Encontramos a algunxs otrxs voluntarixs, y empezamos hablar, antes de caminar hasta el castillo donde íbamos a vivir durante 5 días. ¡Qué suerte! Después de algunas horas visitando la ciudad con el primer grupo de voluntarixs, los últimos participantes llegaron. La formación podía empezar. Encontramos al equipo, a Álvaro, a María y a Marija, y empezamos esta aventura con algunos juegos de presentación. Descubrimos actividades basadas en la creatividad y la comunicación, es decir algunas herramientas de educación no formal.

Al día siguiente, primer día completo de la formación, nos introdujeron las 4 temáticas que iban a orientar nuestra formación y los principios generales que teníamos que respetar para recibir los beneficios de estos días de aprendizaje y de descubrimiento:

Tras esta formación, hablamos primero del voluntariado. ¿Qué significa ser voluntario/a? ¿Qué es el Cuerpo Europeo de Solidaridad? ¿Cuáles son mis derechos y mis deberes? Tratamos de contestar estas preguntas juntxs. Además, hablamos de los actores que participan en este proyecto europeo, como por ejemplo la Agencia Nacional Española, las organizaciones de envío y de acogida, los mentores y CIGNA, el seguro en caso de enfermedad. Hablamos después de la cultura española, de la ciudadanía europea y de la comunicación intercultural. Reflexionamos sobre el medioambiente, las cuestiones de género y el respeto a las tradiciones locales. Durante todo este tiempo, hablamos también de nuestro aprendizaje, y tratamos de entender cuáles son las personas, las condiciones y los momentos que nos permiten aprender y darnos cuenta de que estamos aprendiendo.

Finalmente, desarrollamos nuestras competencias sociales. ¿Qué significa eso? Pues, significa que 22 voluntarixs que vienen de países muy diferentes y tienen entre 20 y 30 años, a pesar de sus diferencias, formaban un grupo unido y compartieron una experiencia humana inolvidable. Gracias a esta formación, he encontrado gente extraordinaria y, sobre todo, he encontrado amigxs. Tras estos 5 días compartiendo nuestra vida cotidiana y nuestras experiencias con escucha activa y sin juzgarnos, hemos construido relaciones muy fuertes. Hemos vivido juntxs un montón de emociones: alegría, tristeza, compasión, risas, enfado, energía, cansancio… pero siempre en este ambiente de confianza y de escucha. Me siento muy orgullosa del trabajo que hemos hecho en este grupo, y muy afortunada conocer a estas personas extraordinarias.

Gracias por todo. Nunca olvidaré esta experiencia, esta ciudad, este castillo y a vosotrxs. Ahora entiendo realmente el significado de la palabra “solidaridad” y, por esto, puedo decir que habéis cambiado mi visión del voluntariado y una parte de mi vida. ¡Gracias por el montón de recuerdos que habéis añadido a mi corazón, y a mi maleta! Nos vemos pronto…

Adeline Laporte