Una vez que el virus viajero te pica, no hay antídoto posible y se que estaré felizmente contagiada para el resto de mi vida. Viajar es mucho más que ver cosas, es un cambio profundo y permanente de las ideas de la vida. Soy la oveja viajera de la familia.  Mi nombre es Conchi y tengo 19 años. Hace dos veranos, decidi empezar mi vida de aventurera haciendo un EVS de corta durancion en Bulgaria – Veliki Preslav, un pequeño pueblito. Estuve alli cuarenta y cinco dias con un monton de gente de diferente paises. Esa experiencia me cambio la vida por completo, supe lo que era estar fuera de casa, lejos de mi familia y aprendi a valorar mas las cosas, tambien aprendi a convivir con gente de otros paises y sus respectivas culturas. Cuando llego la hora de irme, supe que iba a volver. Me fui enamorada de Bulgaria, de su gente, me prometi a mi misma venir de nuevo y.. aquí estoy.

Llegue el 5 de Septiembre para hacer un EVS de larga duracion, 8 meses en la capital, en Sofia. ¿Que rápido pasa el tiempo, no? Ya estoy en la recta final de mi voluntariado, a dos semanas de volver a casa, con mi familia, y de volver a ver a mis amigos despues de tanto tiempo. Todos estos meses aquí me han echo crecer personalmente un monton, me han echo madurar, apreciar mas lo que tengo y darme cuenta de muchisimas cosas, de quien esta a mi lado a pesar de todos los kilometros que hay por medio y de quien no, de lo que quiero y de lo que no quiero en mi vida. He conocido a muchisima gente de diferentes paises y he echo muy buenos amigos que se que seran para toda la vida.

He viajado bastante, he ido a Hungria a ver a mis amigas con una de mis compañeras de piso, mi Chiarita, que es de Italia, tambien he ido a pasar las navidades a Suiza con una amiga de Asturias, su hermana y sus padres. En enero he ido a Grecia con varios amigos, de España y de Italia y tambien fui a Amsterdam con un amigo que hice en el On-Arrival Training.

Tambien he tenido el apoyo de mi hermano, mi cuñada y mi ahijada que me vinieron a ver, como tambien el de mi amiga Tania, que ha estado en Veliki Preslav conmigo en el EVS de corta duracion.

Pero no fueron solo viajes y visitas, claro que en un SVE tienes que viajar todo lo que se pueda y mas, conocer gente nueva, aclarar tus ideas, crecer como persona, en resumidas cuentas, pasartelo genial y disfrutar cada dia al maximo, pero tambien tienes que ejercer de voluntario. El nombre de mi proyecto es Art in Public Spaces y estoy de nuevo con la misma organización que estuve hace dos veranos, Open Space Foundation. De la cual no hay nada malo que decir, somos como una grande familia, pero sin el como, en la que si nos pasa algo nos apoyamos los unos a los otros.

Hemos estado pintando los bancos de Slaveikov sq., que es una calle en Sofia, tambien hemos estado pintando en el hospital de niños, en el campo de refugiados..

Para mi siempre va a ser un placer enorme trabajar con Pepa, ya que ella ha estado siempre para lo he necesitado, y en buena compañía siempre se trabaja mejor. La unica frase que puedo decir para describir todo lo que he vivido es: Momentos increibles con personas increibles.

Si me pusiese a contaros todo lo que he vivido no acabaria ni para dentro de un mes, asi que solo me queda decir que un SVE es algo que todo el mundo debe de hacer, porque te cambia totalmente la vida.

Yo aunque me tenga que ir en unas semanas, tengo claro que volvere y muy pronto. Para mi Bulgaria es mi segunda casa y siempre llevare conmigo un trocito de ella y un trocito de todas las masavillosas personas que han pasado por mi vida en estos meses.

Y quiero darle gracias a Europa Aqui por darme la oportunidad de vivir esta súper experiencia y de crecer.

Un Saludo.

Conchi.