experiencias

Mis primeros tres meses en Italia

Hoy Maribel nos cuenta como han sido sus tres primeros meses de voluntariado en Napoles, Italia.

Buongiorno a tutti! El tiempo vuela cuando estás ocupada y te diviertes al mismo tiempo, por eso estos tres meses en Italia han pasado en lo que me ha parecido un suspiro. No hay mayor satisfacción personal cuando haces un voluntariado que participar en actividades que te enriquezcan y, si las personas te integran en el grupo haciéndote sentir como una más, la cosa no puede ser mejor.

Sant´Antonio es un pueblo pequeño de la provincia de Nápoles, pero el hecho de que el número de habitantes sea bajo no significa que no se hagan grandes cosas. La conciencia social y voluntaria es muy grande, y muchas son las personas que participan en actividades del género de forma totalmente desinteresada.

¡Os explicaré mejor las actividades en las que estamos participado últimamente!

Desde que llegamos somos animadoras en el Centro Parrocchiale Santa Maria Rosa Nova, un centro juvenil en el que cada semana se reunen cientos de niños y jóvenes para realizar actividades lúdico-educativas. Se agrupan por edad y, dependiendo de esta, se eligen los temas con los que trabajar, siempre centrados en las dificultades que los jóvenes pueden encontrar en esa etapa de sus vidas y servirles de apoyo. Cada grupo es guiado por varios animadores a lo largo de los años, desde que son niños (9 o 10 años) hasta que son adultos (+19 años). Los animadores son 8 o 9 años mayores que los chicos a los que tutorizan, así que tanto ellos como los niños maduran y crecen juntos, a la vez que construyen una relación fuerte y duradera.

Nuestro papel en el Centro es participar como animadoras en los grupos de 10 hasta 17 años, ya que así podemos ver las distintas actividades y temáticas que tratan. Con los más pequeños realizamos juegos de obstáculos, coordinación y cooperación, con el objetivo de ayudarles a interactuar entre ellos y a incentivar el sentimiento de pertenencia a un grupo. Ayudamos a crear las actividades y las dinámicas, y también participamos con los niños en los juegos, ya que siempre quieren que estemos con ellos y seamos una más del grupo.

Los más mayores realizan actividades con temáticas concretas, como la amistad o el amor. La base es la conversación entre los jóvenes y los animadores, sirviendo estos como una guía en la temática tratada. Aquí hablamos con las chicas y chicos sobre sus problemas, inseguridades, e intentamos serles de apoyo dándoles consejos. Participar con esta edad es realmente satisfactorio ya que, poco a poco, los jóvenes van cogiendo confianza y compartiendo contigo sus pensamientos, motivaciones y sueños. Cuando se muestran como son realmente, te piden consejo y te escuchan atentamente, te das cuenta de lo importante que puedes llegar a ser para estos chicos y del impacto que puedes tener en sus vidas, y por ese sentimiento merece la pena ir cada día al centro con ellos.

Junto con el Ayuntamiento y el Forum Juvenil de Sant´Antonio hemos creado EurOpportunity, una actividad en la que ofrecemos a los jóvenes ayuda y orientación personal sobre las distintas oportunidades europeas en las que pueden participar. ¿Qué mejor forma para hablar de la movilidad Erasmus cuando tu estás haciendo una? En este espacio también realizamos la formación pre-departure para la movilidad, explicándole a los jóvenes las actividades que se realizarán en sus proyectos, así como consejos antes y después de partir. Hace una semana realizamos una formación pre-departure para un SVE de tres semanas en Portugal, y a día de hoy continuamos apoyando al voluntario mientras realiza su experiencia allí.

Este fin de semana hemos sido parte del staff de Oro Rosso, un evento local financiado por la Iglesia en el que el producto estrella es el tomate. Sant´Antonio es un pueblo con una fuerte tradición de elaboración de tomate, y tienen un alto número de fábricas que se dedican a trabajar dicho producto. Durante esta fiesta había diversos puestos de comida típica de Nápoles, como la pizza normal y la frita (si, es muy normal comer pizza frita aquí), bocadillos, dulces y otras delicias. Nosotras éramos el staff en la pizza, y ayudábamos a hacerla, a cortarla o a dársela a los clientes. Gracias a la participación en este evento hemos aprendido algunos trucos y recetas tradicionales napolitanas gracias a las señoras que estaban con nosotras en el evento.

La experiencia está siendo INCREÍBLE en todos los sentidos. Las actividades, la gente, el sitio, la lengua, el país, y por supuesto, la comida. Estar en el centro, interactuar cada día con tanta gente, cambiar experiencias, contrastar puntos de vista y aprender los unos de los otros, es realmente enriquecedor.

¡Nos vemos pronto con más experiencias!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *