Me llamo Adeline, tengo 22 años y vengo de Sartrouville, una ciudad cerca de París, en Francia. En abril de 2019, he decidido buscar un proyecto de voluntariado a través del Cuerpo Europeo de Solidaridad porque quería vivir una nueva experiencia en el extranjero sintiéndome útil y poder intercambiar de manera concreta con la gente aquí. He elegido el anuncio de Europa Aquí en cuanto al servicio de la juventud de Avilés porque me gustaba la idea de participar en diferentes proyectos cuyo objetivo principal era dar una voz a los jóvenes para que participen en el funcionamiento de su ciudad. Además, España parecía un destino ideal, porque yo había estudiado el idioma y la historia española en la universidad. Entonces, hacer un voluntariado en este país representaba una oportunidad de perfeccionar mi nivel en español y de descubrir más la cultura local. En este momento, no sabía que iba a vivir en uno de los lugares más bonitos del mundo: Asturias. ¡Solo llegó aquí hace 2 semanas y ya estoy enamorada de la región!

Estos primeros días también me han permitido descubrir la variedad de proyectos asociativos y culturales que propone Avilés, así como el montón de temáticas que les interesan a los ciudadanos: cuestiones de género y feminismo, derechos de los niños, protección del medioambiente, artes y música tradicionales o modernos, educación alternativa… Ya sé que voy a tener numerosas oportunidades de aprender cosas y de descubrir acciones que tienen un real impacto sobre la vida local.

Más precisamente, durante los 8 meses que vienen, voy a trabajar sobre el proyecto “Participación Joven”, que permite a jóvenes de Avilés reunirse y debatir sobre un tema que les toca e interesa, antes de proponer acciones concretas para mejorar la situación en cuanto a aquel tema. Ese año, el tema es “bullying”, un problema muy serio que demasiados jóvenes y niños sufren y que las administraciones públicas encargadas de la educación no saben resolver. Es muy interesante escuchar a los adolescentes para entender sus percepciones en cuanto a este tema, cuales son sus experiencias por el lado de la víctima tanto como por el lado del autor, y pues verlos reflexionar sobre las medidas que pueden inventar para dar más visibilidad a la situación en las escuelas y en la esfera pública.

El voluntariado también me da un margen amplio de libertad en cuanto a los proyectos a los que puedo participar, a las formaciones a las que tengo acceso y a las temáticas que quiero estudiar en relación con mi futuro proyecto profesional. Eso es muy apreciable y tengo muchas ganas de crear con todo el equipo un voluntariado único en el que voy a aprender y desarrollarme plenamente.