dscn0704

Hoy Misa, nuestra voluntaria europea de república checa, nos cuenta su experiencia en Europa Aquí.

Cuando empiezas a pensar sobre hacer SVE normalmente buscas tu destino por el país de interés, por el tema del proyecto, por la duración etc. Después si tienes suerte y tu asociación de acogida funciona bien tu proyecto de SVE será su sueño o no. Afortunadamente yo pertenezco al primer grupo. Pero en mi sueño nunca me imaginaba que mis expectativas sobre mi proyecto podrían ser superadas mil veces más. Estoy contenta aquí y os voy a explicar por qué.

Somos una gran familia. Los compañeros en la oficina, las “jefas”, los participantes en nuestras actividades y proyectos, los ex – compañeros, ex – voluntarios, todos. Toda la gente relacionada con Europa Aquí, nos trata como si nos conociera de hace años y eso es algo que no está escrito por ningún lado en el contrato de voluntariado pero que al final es mucho más importante que la suma de dinero de bolsillo.

Todo funciona como debería. Tenemos reuniones regulares con el equipo de trabajo, los responsables se preocupan, comunican, tenemos mentores, hacemos excursiones a otras organizaciones y sitios, tenemos espacio para hacer lo que nos gusta y lo que queremos probar.

Cada semana conocemos un montón de gente nueva. Gracias a las actividades que hacemos, que son abiertas y gratuitas, nos encontramos con mucha gente. Esto significa la posibilidad de empezar nuevas amistades o por lo menos pasar un rato hablando con desconocidas.

Las actividades son muy diversas. Se hacen muchas actividades diferentes y hay espacio para muchas más. Es un espacio donde cualquiera puede hacer lo que le gusta y lo que quiera intentar.

¡Asturias mola! La cultura, la comida, la sidra, la naturaleza, la gente, Avilés… Mola todo y mola mucho .