Por: Marten Reinstra

Creo que una cosa en que los españoles y los holandeses son muy diferentes es la manera en que organizan el horario del día. Fue algo a lo que a veces me costó adaptarme durante las primeras semanas. También me parece interesante porque tiene tantos efectos en el aspecto cultural. Te comparto lo que a mi se pareció destacable.

Echa la culpa a los nazis
Para empezar, es bastante extraño que Ámsterdam y Avilés estén en la misma zona horaria, aunque Ámsterdam está unos 750 kilómetros al este. Esto significa que el sol sale mucho mas tarde aquí en Avilés. Yo estoy acostumbrado que haya luz a las ocho. Claro, el sol también se pone más tarde aquí. Por eso, los días en Ámsterdam parecen más cortos durante el invierno. ¿Por qué están en el mismo horario los dos países? En realidad, el horario es de Europa central. Cuando los nazis invadieron muchos países durante la segunda guerra mundial, introdujeron su propio horario. En España, Franco decidió que lo quería también, como prueba de solidaridad con Alemania. Después de la guerra todo el mundo se había acostumbrado y lo dejaron así.

Mi mente holandesa
A veces parece que los españoles hacen todas las cosas más tarde. Un ejemplo: en Holanda las doce se llama ‘mediodía’. ¡Ya estamos a la mitad del día! Empieza la tarde exactamente a esta hora. Aquí es diferente, ya que las doce es media mañana’ y queda mucho del día. La tarde empieza después de la comida. ¿A qué hora es? Eso depende de la hora de la comida. Esto fue difícil de comprender para mi mente holandesa en que todo debe ser exacto.

Esperando la comida con impaciencia
La comida es otra cosa particular. En Holanda almorzamos ligero y rápido. Unos bocadillos de mano, tal vez una ensalada y se puede continuar trabajando media hora después. En España la comida se suele consumir en casa con la familia y tomarse su tiempo. De hecho, me gusta porque es muy sociable. También, ya que se come mucho, mucha gente descansa o hace una siesta. La cosa más difícil para mí es que la comida es mucho más tarde que el almuerzo holandés. Desde las doce ya puedo comer, pero aquí a veces esperan hasta las tres y media y yo muero de hambre.

La cena de los españoles
Es muy gracioso contar a mis amigos holandeses sobre las diferencias del horario. Se asombran mucho cuando les cuento sobre estas cosas y hacen muchas preguntas. Lo más famoso ahí es la cena de los españoles, porque nadie en Holanda entiende por qué es tan tarde. En mi país, es muy común cenar a las seis. Entonces dicen, por ejemplo: «Cómo pueden dormir bien con el estómago lleno?» Los dos horarios tienen sus ventajas y hago un esfuerzo para adaptarme a España, aunque todavía no estoy enteramente convencido. Tal vez será más fácil durante el verano…