Formandome como tutor

Formandome como tutor

Buenos días a todos y a todas, me llamo Adrián Vázquez, he formado parte del SVE y la semana del 12 al 16 de marzo fui a Málaga a formar parte de un seminario para la formación de tutores y compartir la experiencia con 80 voluntarios europeos.

Durante esta semana he tenido tiempo para conocerme más a mí mismo y también, para hablar con personas de otro país y poder compartir experiencias y romper los posibles prejuicios existentes.

Las actividades que realicé durante esta semana van desde hacer una pequeña convivencia la primera noche con los voluntarios y demás tutores, actividades para mejorar la función del tutor, dinámicas en grupo compartiendo y comparando experiencias y una jornada cultural donde los voluntarios y tutores, presentamos de manera lúdica y teatral las diferentes comunidades autónomas que estaban allí representadas.

También decir que no todo iba a ser estar en la oficina o complejo donde dormíamos durante esta semana ya que, el jueves 15 durante la tarde fuimos a Málaga y pudimos dar una vuelta y disfrutar de ella y también, poder tomarnos algo en la terraza del Hotel Málaga desde donde se puede apreciar una vista panorámica toda la ciudad y monumentos.

Por último, recalcar nuevamente que es una experiencia muy gratificante para la vida y con momentos inolvidables. Poder hablar con personas de otro país y compartir las experiencias, comparar un idioma con el otro, intentar hablar en otro idioma, saber que en Lituania puedes saber si una mujer está casada o soltera por la terminación de su apellido y millones de situaciones más hacen que está semana haya sido muy enriquecedora y también muy recomendable.

Para terminar, me quedo con una frase que leí el otro día en Facebook y que comparto totalmente. «hazte amigo de gente que no sea de tu edad, conversa con alguien que su primera lengua no sea la tuya, trata de conocer a personas que no sean de tu misma clase social. Así se conoce el mundo. Así se crece…»

Saludo de Wiesbaden!

Después de seis días en Wiesbaden, podemos decir que la comida alemana no es nuestra favorita, pero aquí estamos encontrando muchas cosas que seguramente echemos de menos cuando volvamos a casa. Nuevos amigos con los que ya podemos compartir momentos de descanso; talleres de teatro, video y fotografía en los que estamos aprendiendo, descubriendo y creando todo el rato; alguna palabra en alemán que se nos cuela entre el “buenos días” y el “thank you”… Durante estos días hemos tenido la oportunidad de conocer una parte de la historia de la ciudad, pasear por sus calles, reunirnos con el alcalde, y disfrutar también de su ciudad vecina, “Mainz”. Ayer celebramos la noche intercultural, en la que pudimos compartir juegos, bailes y comidas.

 Ya estamos en la recta final de nuestro viaje, pero todavía tenemos muchas cosas por hacer: descubrir a nuestro “amigo invisible”, terminar los talleres con una muestra para todos los grupos y celebrar la fiesta final durante la última noche.

 

Once jóvenes de Avilés participan en un intercambio juvenil en Wiesbaden, Alemania

Desde el sábado pasado 24 de junio 11 jóvenes provenientes del Consejo de Infancia y Adolescencia de Avilés y del proyecto de Conecta Joven junto con dos técnicas del servicio de juventud del Ayuntamiento de Avilés están en Wiesbaden, Alemania  participando en el intercambio juvenil internacional “ Snapshot”  que se llevará a cabo el día 2 de julio.

El proyecto, impulsado por la organización Alemana Arco, en colaboración con el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Avilés a través de su Oficina de Movilidad Juvenil Internacional “Europa Aquí”, se enmarca dentro de las acciones del programa comunitario “Erasmus+: Juventud en Acción”.

 Con el apoyo de un grupo de seis monitores/as, el grupo de 30 jóvenes provenientes de España, Alemania y Francia, desarrollaran durante el proyecto actividades de convivencia intercultural, arte y creatividad además de excursiones para conocer Wiesbaden y alrededores, talleres de  teatro y video, etc..

Jungle in the middle of concrete?

About 30 people met in the forest at the edge of Berlin to spend 6 days together. We were from different countries and backgrounds of our dedication but what connected us was the interest in gardening and/or social work. Together we exchanged our experiences and ideas and tried (and sometimes errored) to come deeper in understanding of concepts of youth work, work with refugees, community (building), interculturality and urban gardening.

Our goal was to design the concept of urban gardening as a method for social integration of young people with fewer opportunities. Working on that, we met several experts, listened to talks, made a lot of brainstorming and discussed, played interactive games, visited some Berlin urban gardens and transitional home for refugees. We worked a lot but also had a lot of fun.

Talking about the power of community, we experienced it on ourselves every day as we shared together not only the space and our ideas but also leading of some activities, tasks and responsibilities. There were some strong moments when we built a huge natural mandala without talking or danced like crazy to our seminar anthem. When we were in the transitional home for refugees in Berlin Marienfelde, helping to prune some bushes, children living there started to observe us very curiously. After a while they asked for the garden scissors and started to copy us. In the end, after the work was finished, we were dancing all together to our song.

It was very inspiring and encouraging to see so many people being seriously interested in human rights, helping to refugees, ecology, sustainability, community and gardening and to get to know their home based projects where they are involved with all their energy, care and passion. Also very nice and practical to build an international network of likeminded colleagues and friends.

youth thinking, youth creating

Entre los días 26 de marzo y 1 de abril, en el marco del proyecto de intercambio juvenil «Youth thinking, youth creating», subvencionado por el programa Erasmus+:Juventud en Acción, nos visitaron doce chicos y chicas de entre 13 y 17 años de cuatro ciudades búlgaras. Doce chicos y chicas del Consejo de Infancia y Adolescencia de Avilés les recibieron durante siete días inolvidables. Intercambiamos análisis sobre nuestras ciudades, ideas para mejorarlas y además creamos juntos y pusimos en práctica nuestras ideas por calles y espacios interiores de Avilés.

Dos de las participantes, Marina García y Maribel, nos cuentan parte de esta fabulosa experiencia:

Desde el sábado 28 de marzo, los chicos y las chicas del Consejo estamos participando en una convivencia con otros/as chicos/as de Bulgaria. Durante este tiempo, hemos hecho un gran número de actividades, como visitar el bosque comestible, realizar una mani-festi-acción, o entrevistas para la radio del Consejo.
También hemos hecho una gymkhana en el parque Ferrera y hemos participado en la tradicional comida en la calle, típica de los lunes de Pascua en Avilés e incluso nos ha dado tiempo a ir a las atracciones y subirnos en ellas, sobre todo en el Ciclón y en los coches de choque.
El miércoles también tenemos previsto realizar una serie de actuaciones en la Factoría Cultural, de teatro, percusión y baile.
Durante estos días vamos a visitar Gijón.
La semana aún no ha finalizado, pero nos estamos divirtiendo tanto que yo particularmente no tengo ganas de que termine, ya que estar con los/as búlgaros/as es fantástico. Esta opinión creo que la comparten los/as demás chicos/as españoles. MARINA

 

Este miércoles (día 30 de marzo) fuimos de excursión con el grupo de Bulgaria a Gijón, donde la mayoría vieron el océano por primera vez (que por cierto, les encantó). El viaje estuvo muy bien organizado y nos dieron varias horas de tiempo libre para poder pasearnos con más tranquilidad y poder comprar recuerdos. Durante el viaje de ida y vuelta en el autobús los españoles nos dedicamos a cantar canciones infantiles a pleno pulmón, mientras que los pobres búlgaros intentaban dormir después de la caminata por la ciudad (sinceramente me sentí un poco culpable, pero lo disfruté mucho.)

Por la tarde estuvimos ensayando el espectáculo que habíamos montando el día anterior y lo presentamos delante de un público. El grupo de teatro estuvo espectacular representando por mímica problemas de las ciudades que nos afectan tanto en Avilés como en Bulgaria. El grupo de música hizo una fantástica actuación haciendo percusión con cacerolas, un tambor, botellas con garbanzos dentro…Por último, el grupo de baile (en el que me incluyo) hicimos un baile con música tradicional búlgara y música moderna española. Personalmente lo disfruté mucho ya que mis compañeros trabajaron muy bien y con muchas ganas y también porque aprendí uno de sus bailes tradicionales (que me encantan). Cuando todos terminamos proyectaron un vídeo con imágenes de todo lo que habíamos hecho durante la semana, y usando sólo tres sillas, nos sentamos todos sobre las piernas de los demás como símbolo de compañerismo. Al público le encantó la obra y todos salimos muy satisfechos.

Cuando termine el intercambio voy a quedar con el recuerdo de todas las cosas geniales y con un montón de experiencias y nuevos amigos. Después de todo esto siento que mi inglés ha mejorado y he aprendido muchas cosas importantes que no se aprenden en las aulas pero son igual de importantes. MARIBEL

 

 

creative therapy meets youth work

 

Agosto queda ya lejos pero Núria y Cris todavía tienen muy presente la experiencia que vivieron en Estonia, donde tuvieron la oportunidad de participar en el curso de formación «Creative Therapy meets Youth Work», organizado por nuestras socias de noOR (Eesti Erinoorsootöö Ühing).

El curso tuvo como escenario la bonita isla de Saarema. Allí se reunieron entre el 14 y el 22 de Agosto 24 trabajadores/as juveniles de Croacia, Grecia, Chipre, Italia, Letonia, Portugal, Rumanía, Turquía, Macedonia, Francia y España.

El objetivo del curso era mejorar las competencias de personas que trabajan con jóvenes con menos oportunidades a través del uso de métodos basados en terapias creativas (música, movimiento corporal, arte).

Una de las participantes, Cris, que actualmente trabaja como profesora de Educación Primaria, nos dejó el siguiente testimonio de su participación en el curso: «Tengo que decir que desde el principio sentí algo de miedo y mucha curiosidad por saber qué me iba a encontrar: cultura, idioma, la gente, el contenido del curso,…Y sí, al llegar fue un poco chocante, ya que te encuentras con todo esto nuevo de repente tras un largo viaje, pero cuando te quieres dar cuenta, la semana ha pasado volando y llega momento de irse para casa con un sinfín de experiencias de lo más gratificante y satisfactorio. Puedo decir que, aunque sólo sea una semana, mejoras tu competencia comunicativa en el idioma, se aprende otra cultura y se conoce un montón de gente interesante, sin olvidar que el contenido del curso no dejó de sorprenderme, ya que, no me esperaba que fuese tan práctico. Espero poder repetir.»