No encontramos en Trenčin en Eslovaquia, en el hotel Odevak, en concreto estamos instalados en unas pequeñas casas, con tres habitaciones y un baño que todos compartimos, tanto chicas como chicos. En cada habitación hay un número de camas, nosotros tenemos cuatro, por lo tanto compartimos habitación entre nosotros.

Cuando justamente llegamos aquí, para nada era lo que esperábamos, en base a toda la información e imágenes que nos habían aportado antes de llegar, el sitio no coincidia ni aspiraba en principio a ser un lugar apto. Poco después nos explicaron que por temas legales no nos encontrábamos en el campamento que habían prometido, y que habían logrado encontrar este sitio, que sentían tanto lío a última hora y el aviso con tan poquísima antelación y sobretodo sentían que al final el sitio fuera completamente diferente.

Al principio estábamos un poco decepcionados, quizás tristes porque no sabíamos ni dónde nos encontrábamos. Pero todos coincidimos en que en cuanto conocimos a la gente y vimos todo lo que se preocupaban, todo lo que volcaban en el proyecto tanto líderes, organizadores como participantes nos olvidamos de toda la angustia anterior.

Nos encanta levantarnos, salir y ver que estamos rodeados de naturaleza. Ahora mismo nos sentimos como en casa. Las dinámicas tratan diversos temas, se centran mucho en la autoayuda, en exponer experiencias que quizás no tengan tanto que ver con el tema LGBT etc pero aún así esencial. En compartir cómo la gente externa ve el colectivo, cómo la gente interna lo vive, cómo es la lucha, en aprender a trabajar en equipo, a conocernos, a crear nuestros propios proyectos y a llevarlos acabo. En definitiva se ha creado un ambiente de muchísimo respeto, de comprensión, en el que todos somos libres a la vez nos comprometemos en ir a las actividades. Se respeta muchísimo el espacio de personal y el eharte atrás si una actividad te hace sentir mal o incómoda/o. Se han esforzado en conseguir darnos de todo. Cuando acabamos de desayunar tenemos un horario completo con todo lo que se hará durante el día. En definitiva nos encontramos muy agusto y calificariamos este viaje como un viaje único a muchos niveles.

Cathel, Lara, Jas, Rocio